jueves, 23 de septiembre de 2021

¿SE PUEDE LLAMAR CINE, O PELÍCULAS, A UN AUDIOVISUAL DIGITAL? ¿ES ANALÓGICO LO FÍLMICO?

En unos días, se estrenará la última película de la serie Bond "Sin tiempo para morir", rodada en 35 mm y 65mm. A una distancia sideral, también IB Cinema estrenará, en el OURENSE FILM FESTIVAL, las películas documentales de cortometraje "Polavision: un fallo instantáneo", de Álex López, y  "Non hai futuro (Opus V)",  de Ignacio Benedeti, rodadas en Súper-8.

Fotograma de "Non hai futuro (Opus V)"
¿Qué tienen en común estas tres películas, pese a la diferencia de presupuesto y de milímetros? El nexo es que estas tres obras están rodadas en película, no grabadas en digital.  Según la R.A.E., una película es (sic): "una cinta de celuloide que contiene una serie de imágenes fotográficas que se proyectan en la pantalla del cinematógrafo o en otra superficie adecuada", o también (sic), "una obra cinematográfica". Veamos como define la Academia el adjetivo: "cinematográfica" (sic): "perteneciente o relativo al cinematógrafo o la cinematografía"; esta entrada, tiene un ejemplo: "cinta cinematográfica" que, consultado, es definida como (sic): "película, cinta de celuloide que contiene imágenes".

Fotograma de "Non hai futuro (Opus V)"

Un audiovisual grabado en digital son sólo datos informáticos y no necesita ninguna película. Por tanto, UN AUDIOVISUAL DIGITAL NO ES CINE, NI UNA PELÍCULA. No sé si como dice Tarantino (sic), "lo digital es una mierda"; lo que sí está claro, es que lo digital,  cine no es, ni tampoco se le puede llamar películas a esta modalidad audiovisual, ni cineastas a sus autores.

Marcos, protagonista de "Non hai futuro (Opus V)"

Las obras audiovisuales digitales se deberían denominar, tal vez, "infografías" o, mejor, "vídeos", y sus autores, "videógrafos", nunca cineastas.

Fotograma de "Non hai futuro (Opus V)

Sí que serían cineastas aquellos que, aunque sus obras cinematográficas se exhiban en digital, rueden en fílmico, con película (como Nolan, Tarantino, Oliver Laxe y muchos mas). Si, además, no sólo filman, sino que se ocupan de muchas facetas mas de su obra (fotografía, guión, etc.),  serían "cineístas".

Fotograma de "Non hai futuro (Opus V)"

¿SON CINES LAS SALAS QUE EXHIBEN EN DIGITAL?

Según la Academia, un cine es  (sic): "un local o sala donde como espectáculo se exhiben las películas cinematográficas". Como los soportes informático no son películas cinematográficas, los "cines" que exhiben digital se deberían denominar simplemente "teatro audiovisual", "sala de proyección" (salvo que su pantalla sea de LED o similar), "sala de exhibición" o, tal vez, "digitorium", pero cines, ¡no! Es un fraude al consumidor denominar "cines" a un recinto donde sólo se va a exhibir a partir de un soporte infomático. Sería (valga la comparación), como si un templo, anunciase en su exterior que es Católico, y una vez dentro se encontrase uno ¡con mohametanos!

Detalle del affiche de "Non hai futuro (Opus V), dibujado por Juan Carlos Abraldes

Por otra parte, "cinema" viene del griego "kinema" (en caracteres griegos que no puedo reproducir aquí), que significa "movimiento": no hay movimiento alguno en un proyector digital ¡¡¡como no sea el del ventilador!!!

Detalle del affiche de "Non hai futuro (Opus V)", dibujado por Abraldes. 

ANALÓGICO ES LO DIGITAL, NO LO FÍLMICO.

Si a partir de un negativo fílmico, se hacen, por ejemplo, dos copias positivas, y miramos cada una de ellas en un microscopio, vemos que los cristales de haluros de plata están en distinta posición en cada fotograma equivalente de cada una de las dos copias: ¡no son copias iguales, no son analógicas! Son copias fotoquímicas. Esto no ocurre con una obra audiovisual digital: ya se hagan una o un millón de copias, ¡todas son idénticas, análogas!

Fotograma de "Non hai futuro (Opus V"

Lo mismo ocurre en fotografía. En la fotografía tradicional, cada copia (de un negativo o de un inversible) es ligeramente diferente, no como en digital, que son idénticas. Cada copia en papel químico es ligeramente diferente: son fotoquímicas, no analógicas.

Fotograma de "Non hai futuro (Opus V"

Con película (cine y fotografía tradicional), cada fotograma de un mismo original es distinto y único. Por ello, en Francia, a la fotografía tradicional no la denominan "analógica", sino "argéntica", pues su base es la plata, muy acertadamente.

Fotograma de "Non hai futuro (Opus V)"

Con lo digital, cada copia es idéntica: simples números, unos y ceros. En Francia, a la fotografía digital, muchos la llaman "numérica".

Fotograma de "Non hai futuro (Opus V)"
Expuesto todo lo cual, se de la paradoja de que lo digital es, en realidad, en audiovisual, pudiera decirse, rizando el rizo, lo analógico, mientras que lo fotoquímico, el cine o la fotografía fetén, en fílmico, con película, no es analógica, sino fotoquímica, mecánico-química, argéntica o, incluso (como ya se explicará en otro momento), cinematografía (o fotografía) cuántica.

ESCLARECEDOR COMENTARIO A ESTE TEXTO DEL DIRECTOR DE FOTOGRAFÍA ARGENTINO SEBA TOLOSA: Por supuesto que un archivo digital no es una película, a menos que se guarden estos datos en una cinta, cosa que no sucede, se usan discos y memorias de estado sólido.
Y cualquier persona razonable debería entender que la fotografía no es analógica. aunque en una película fotosensible se pueden grabar, además de imágenes reales, señales analógicas y/o digitales de audio. La película en si misma no es digital ni analógica, es un soporte que graba imágenes reales, si uno filma o fotografía un código QR, pues entonces estará almacenando información digital, al igual que si lo dibujase en un cuaderno. Dibujar en un cuaderno información digital o un gráfico analógico no convierte al cuaderno en digital o analógico, un cuaderno es un cuaderno, es una cosa, y una fotografía también es una cosa, existe por si misma, como el cuaderno o una pintura. En esta época, mas que nunca, se confunde constantemente el símbolo con la cosa.

EL FOTÓGRAFO CORUÑÉS JOSÉ LUÍS SANZ ESCRIBE A PROPÓSITO DE ESTA ENTRADA: 
Según la RAE cine es un local dónde se proyectan películas cinematográficas.
Y sobre lo que la RAE considera películas cinematográficas dice: "Cinta de celuloide que contiene una serie de imágenes fotográficas que se proyectan en la pantalla del cinematógrafo o en otra superficie adecuada".
Por lo tanto no sólo tienes razón si no que la RAE te avala.

  • Avance de minuto y medio de "Polavision: un fallo instantáneo", integramente filmado en Súper-8 y Polavision:

POLAVISION, UN FALLO INSTANTÁNEO (TRAILER) - POLAVISION, AN INSTANT FAILURE from IB CINEMA Motion Picture Films on Vimeo.

FUMEO SESTO TR 1500: UN PROYECTOR CELESTIAL PARA 16 MM

El proyector Fumeo VI,  concebido bajo el pontificado de San Pablo VI, no se vendió oficialmente en España (Fumeo no tuvo representación en nuestro país hasta finales de los años setenta), pero sí que hubo unidades funcionando propiedad de distintas órdenes religiosas, que, de alguna forma, tal vez de contrabando, los traían directamente de Italia 

Los bondadosos Padres Claretianos, de El Ferrol (en Galicia, en el noroeste de España), han tenido a bien regalarme su unidad que, bajo un manto sacrosanto de 50 años de polvo, se encontraba olvidada en un trastero tras el pequeño altar de un recinto que lleva un lustro cerrado y que, ya desacralizado, está a punto de pasar de manos.

Este es un VI especial, el TR1500: con brazos para 1.500 metros (un largometraje sin interrupción), ¡y ventanilla de formato variable!, una prestación rarísima en 16 mm.  El conjunto viene completo, hasta con su soporte de anamórfico, altavoz exterior y el extraordinario objetivo de focal variable granangular 25-45 mm, que es una joya. 

Pesa un quintal: ¡menos mal que los amigos Álex y Marcos me ayudaron a traerlo!

Siempre me encantó el Fumeo VI pues el volante de inercia ¡se encuentra a la vista!, y la llave exterior de accionamiento del motor gira todo el tiempo: naturalmente, algo así no se homologaría hoy en día... ¡pero qué bonito resulta verlo funcionar!

Los Padres Claretianos ¡hasta me facilitaron el libro de mantenimiento del aparato! Es un VI de los últimos de esa gama, con el amplificador transistorizado, en lugar de a válvulas (¡qué pena, Dios mío!).

Originariamente, fue fabricado para usar con la lámpara Marc 300 pero convertido, posiblemente en fábrica, para funcionar con una halógena normal de 250 W. Todos los indicios es que la conversión fue hecha en fábrica pues el proyector, en lugar de funcionar a 125 V, como todos los de su gama, es multivoltaje entre 200 y 250 V.

Lo único malo, de este regalo celestial, es un golpe en el frontal de su amplificador. Tiempo habrá, en el largo invierno gallego, para repararlo estéticamente, y, de paso, reacondicionar interiormente: el plástico que recubre alguno de sus cables internos, tras medio siglo sin uso, no tienen buen aspecto. 



 

lunes, 20 de septiembre de 2021

MARCO AND ALBERTO: TO THE RESCUE... OF FILM- COLLECTORS!

Several times before, on this blog, I had the opportunity to refer to Marco Emiliani and Alberto Vangelisti. Marco is the brain behind the development of the ORS chemical substractive system (as profusely described here: CLICK FOR DESCRIPTION    ), which manages to make projectable again film prints that had faded to red. Additionally, Marco offers a service to print in 16 mm small lenghts for completing incomplete sequences in features owned by collectors, for private use at home.

Alberto, in charge of Movie Magnetic, is the laboratory technician applying the ORS system. In addition, Alberto is the person who made possible again, about five years ago, the magnetic coating system (in paste, "slurry" type, as used in the past by Kodak and, until 2013, by Fuji),  in any type of film stock, even polyester !!! This allows, in prints in another language, to synchronize the audio in the desired language and even, in 16 mm,  to listen to same film print in two languages, one in magnetic and the other in optical! I was the first customer of Movie Magnetic,  from the same inception, 5 years ago or so. 

Last month, Alberto did the O.R.S. to my 16mm "Pinocchio" film print, which, sadly,  had faded to red; then, coated it with magnetic paste and, finally, recording the audio from the old 1940 dub (retaining the original optical track in English).  

In the video (recorded with the mobile) above these lines, you can see the 16 mm print of "Pinocchio"  in projection with faded colors, and in the video below the same 16 mm print after chemical treatment ORS (and with magnetic sound too, in Spanish).

Last week Alberto and Marco did something for which I will be eternally grateful. My favorite Walt Disney film is the masterpiece "Snow White", which I am very fortunate to own in all ciné formats: 35mm (LPP), in  a positive made in 1993 from the negatives that Kodak cleaned with the defunct Cineon system to remove scratches and dirty particles that had accumulated over the years. I also have it in Super-8, the extraordinary edition of Derann Films, from the same Cineon negatives. And even an 9,5 mm film print!, in French.

All in all, my favorite print struck of "Snow White"  is the 16 mm one, dubbed by Edmundo Santos with Disney still alive in 1964, dubbing done with the approval of the genius of Marceline. 

Twin track magnetic, and optical track too, thanks to Movie Magnetic, in 16 mm

But my 16 mm film print had a flaw: the credit titles, in Fuji pre LPP, the color had faded. Marco came up with the solution: he made a brand new film struck of the titles for me, with Kodak Low Fade film! 
Now my 16mm positive is perfect from start to the end. In addition, Alberto added a double magnetic track, the main one being half the normal width: this technique, developed under my instructions, allows you to listen to optical sound as well. Now, my film print, uncensored, and with beautiful colours from the start to the end, allows me to listen to the dubbing of Edmundo Santos and, at same time,  the original sound as conceived by Disney. Magnificent. Grazie, Alberto! 
Grazie, Marco! 
Bravo, bravísimo. Grande, Italia!


sábado, 18 de septiembre de 2021

FILMOTECA DE CATALUNYA: EN FOTOQUÍMICO Y EN DIGITAL

El día del estreno en la Filmoteca de Catalunya, en Barcelona, de "Spitsbergen, O Gardián do Ártico", ¡¡¡en 16 mm!!!, cuando el mismísimo Esteve Riambau, su director, tuvo la deferencia, tras mostrarnos los casi siete mil metros cuadrados de instalaciones, de presentarnos a los proyeccionistas, Alex et moi nos inmortalizamos con el Dr. Riambau en la cabina de proyección, a la vez con película y en digital. Aunque prefiero siempre la luz ambiente, como la camarita que llevaba era poco luminosa (f 4.5, cargada con película de  400 ASA), sin trípode, no quedó mas remedio que usar flash. Este es el resultado: 

Kodak Portra 400

La camarita en cuestión es la de bolsillo Fujifilm Super Mini Tiara, ¡¡¡de hace 25 años!!!,  cargada con Kodak Portra 400. 
¡Me encanta! el gesto del Dr. Riambau, como diciendo, "señores y señoras, aquí está la película de 16 mm", que aparece al fondo, en el Bauer Selection II. 
Justo a los pocos días de volver de Barcelona, me llegó de su revisión de Microdelta una cámara aún mas pequeña, pero que es mejor para la baja luz, la extraordinaria Fujifilm Natura White, con su f 2.8.   Será la que lleve, cuando el estreno de "Odisea en Groenlandia".
La misma fotografía, en digital, con un costoso móvil de casi mil euros.
Digital


La información detallada del día del estreno de "Spitsbergen, o Gardián do Ártico", se encuentra en el siguiente vínculo:  PULSE AQUÍ    Este estreno, ¡¡¡con película!!!, en Barcelona, fue una jornada inolvidable, incluyendo el encuentro con viejos y nuevos amigos. 

Foto oficial de la Filmoteca de Catalunya

Tras el estreno y posterior coloquio, retratamos para la posteridad, en fotoquímico, el encuentro con diversos entusiastas del cine barceloneses, 

Kodak Portra 400
entre los que se encontraban, entre otros  amigos, Adolfo Schneider, Xavier Gascón, Lluís Gifre, Marc Mallol y Jordi Bails, con quien ya nos habíamos encontrado esa tarde en el cinematográfico Bar Castells.

Kodak Portra 400

Fue una jornada inolvidable, que iniciamos, como siempre que vengo a Barcelona, con una visita a su Catedral. Pronto, publicaré mas fotografías del carrete en esta bitácora.

Kodak Portra 400
























viernes, 17 de septiembre de 2021

FUJIFILM NATURA 1600: THE FILM KILLED BY INTERNATIONAL TERRORISM.

Terrorism affects many more facets than politics or the citizens killed, as can be seen in this case. The strictest controls with X-rays in the transport of international goods, have caused that the colour film with a speed higher than 800 ASA cannot be transferred outside its country of manufacture. Due to complaints received about X-ray fogging, Fujifilm was forced to suspend the fastest color film in the world, Natura 1600 (formerly Superia 1600), even though the global demand was very high, because with only the Japanese market it is not feasible for its manufacture to be profitable. 

Yesterday, I was very happy, because, in the office, I found two forgotten Natura 1600 rolls, hidden behind 16 mm spools. They are outdates, and it's a shame I didn't keep them in the freezer, but I'm still going to use them this fall with the latest Fujifilm camera, a white gem of which only 3,000 units were made. Soon, more information.





domingo, 12 de septiembre de 2021

EN BARCELONA, EN LA FILMOTECA DE CATALUNYA, ESTRENO DE "SPITSBERGEN, O GARDIÁN DO ÁRTICO"

El martes 7 de septiembre, a las 19.30 horas, es una fecha histórica para el cine gallego: el estreno en la Filmoteca de Catalunya, en Barcelona,  del largometraje "Spitsbergen, O Gardián do Ártico", ¡¡¡proyectado en 16 mm!!!, en gallego, con una sala atestada de espectadores, con presentación a cargo del Dr. Esteve Riambau, el director de la Filmoteca, y coloquio final.

Fotografía del coloquio en la Filmoteca de Catalunya

Alex López, el montador de la película, e Ignacio Benedeti salieron temprano de casa, a las 6.30 A.M., hacia el aeropuerto coruñés de Alvedro, un tanto nerviosos pues no siempre se tiene la oportunidad de almorzar con una personalidad del prestigio internacional, en el mundo del archivismo cinematográfico, como Esteve Riambau, a quien Ignacio ya conocía personalmente de alguna de sus programaciones anteriores en la Filmoteca de Catalunya. 

En la cabina de proyección, con el Dr. Esteve Riambau y el Bauer de Cruz de Malta con óptica Kern

No pudo elegir la Generalitat de Catalunya un mejor hotel, el Barceló Raval, ¡a la vuelta de la esquina de la Filmoteca!, y a escasos minutos andando de lugares emblemáticos que Ignacio y Alex visitaron: la Catedral, el Liceu, la plaza de Sant Jaume (con la Generalitat y el ayuntamiento), la calle Pelayo (donde antiguamente estaba la redacción de "La Vanguardia" en la que Ignacio había hecho prácticas -a principios de los años ochenta el término becario no existía- al servicio de Horacio Sáenz Guerrero) y, entre otros, el Bar Castells, de cinematográfico nombre (Julio Castells, amigo de Ignacio, tuvo su taller de bobinas de cine muy cerca), en cuya entreplanta, antes de la pandemia, se reunían semanalmente los entusiastas del pequeño formato; en una visita guiada por ese buen amigo que es Jordi Bails (coleccionista especializado en 9.5 mm).

El Dr. Esteve Riambau recibe a Ignacio y a Alex en la Filmoteca de Catalunya

Si en Coruña diluviaba al despegar, en Barcelona el tiempo, como es habitual, nunca defrauda. Ignacio y Alex almorzaron con Esteve Riambau en un terraza al aire libre, al amparo de una arboleda, en la que el director de la Filmoteca, un entusiasta del fotoquímico, les comentó, no sin orgullo, que aproximadamente la mitad de la programación la hace con película (¡a ver si se toma nota por otros lares!). 

Un momento del coloquio
Muy interesante, resultó conocer los entresijos de la restauración de "Érase una vez...", la perdida película de animación dirigida por Alejandro  Cirici-Pellicer en 1950, y a la que Walt Disney no dejó estrenar como "Cenicienta", por haber registrado este nombre en todos los países del globo, en su inmensa redondez. 

De "Érase una vez...", aunque rodada en el procedimiento bicromático español Cinefotocolor, no se conserva mas que un positivo en 16 mm en blanco y negro. ¿Cómo el equipo que dirige el Dr. Riambau se las arregla para recrear los colores originales? Ignacio y Alex, asombrados, escucharon la explicación que, de momento, no se puede revelar. 

A la derecha, el Dr. Esteve Riambau

En las restauraciones de la Filmoteca de Catalunya ciertos procesos químicos, como el propio tiraje de los positivos, no queda mas alternativa que hacerlos en un laboratorio extranjero. Cuando, con la debacle del 35 mm a escala industrial, cerró Image Film, en Barcelona, el Dr. Esteve Riambau, inspirándose en el proceder de la Filmoteca de Suecia, intentó quedarse con las instalaciones, asumiendo los siete trabajadores, pero no fue posible: desgraciadamente, esto no es Escandinavia. Una pena, pues esta iniciativa, si hubiese llegado a prosperar, habría convertido a Barcelona en el enclave de referencia para la restauración de películas en el sur de Europa. 

Tras la mascarilla, se distingue al creador Josep Blay

El Dr. Riambau tiene claro que, cuando se trata de conservar una obra para la posteridad, incluso aunque sea de origen digital, nada puede competir con la película. Y, además, lo que en principio parece mas costoso, a largo plazo es, calcula, ¡¡¡seis veces más económico!!!  (si bien, la directora de la Filmoteca francesa estima que la diferencia es todavía superior en favor del argéntico: de 10 a 1). 

A la izquierda, Xavier Gascón

Una grata sorpresa fue conocer que el Dr. Esteve Riambau consiguió recuperar un positivo ¡¡¡en 70 mm!!! de "Proyecto: Brainstorm" la película de Douglas Trumbull de la que tanto Ignacio como Alex son entusiastas, y de la que poseen sendos positivos anamórficos, el de Ignacio en 16 mm y el de Alex en Súper-8.

Ignacio, que estudió su carrera en Barcelona y era el Jefe de Actividades del Colegio Mayor Sant Jordi, recordó con el Dr. Riambau los tiempos de Veloz Films, San Pablo Films y, sobre todo, Profilmar, la distribuidora fundada por Josep Lluís Galvarriato y de la que Ignacio fue cliente ininterrumpido desde sus tiempos de estudiante hasta que cerró sus puertas hace aproximadamente un lustro.  En la comida, recordaron la figura de Enrique López Manzano, líder del grupo Acció Súper-8, durante la Transición un nombre fundamental en el Súper-8 alternativo catalán, alejado de las burguesía del Centre Excursionista de Catalunya.

La taquilla informa del formato de exhibición

Tras el almuerzo, dió comienzo un recorrido exhaustivo por los mas de seis mil metros cuadrados de la Filmoteca, en pleno corazón de Barcelona: podría ser, esta institución,  un palacio del cine, pero sus responsables, con su esfuerzo y dedicación (¡no cierra ni en agosto!), han hecho que la Filmoteca de Catalunya trascienda a algo superior: es un auténtico templo del cine en el que, por supuesto, visitamos su Sancta Santorum: la cabina de proyección, ordenada, limpia, espaciosa, ubicada entre las dos salas, con dos proyectores de 35 mm para cada una de ellas (a fin de proyectar alternativamente los rollos, sin cortar las colas), y dos proyectores Bauer  Selection II de 16 mm con una prestación rara en este paso:  mecanismo de Cruz de Malta (amén, claro está, de linterna de xenón). 

Un recuerdo imborrable: la invitación de Ignacio Benedeti

Recorrer la Filmoteca de Catalunya con un cicerone como su director, es una experiencia que Ignacio y Alex no olvidarán jamás: disfrutaron mucho con la exposición de Chris Marker;  este tipo de creadores, transversales, que conjugan varias artes, siempre han interesado al Dr. Riambau.

Por la tarde, antes de la proyección,  reunión con varios superochistas barceloneses como, además de Jordi Baills, los amigos Adolfo Schneider, Lluís Gifre y, entre otros, Marc Mallol y Xavier Gascón, organizadores de la recordada Mostra de Súper-8 de Barcelona, o Jordi Artigas, que le dedicó a Ignacio su libro sobre el Cine Nic.

Precediendo la sesión, encuentro en el vestíbulo de la Filmoteca con personas que se trasladaron desde otras partes de Catalunya, como la profesora Inma Sánchez (con la que Ignacio, a través de los años, sólo coincide ¡o bien en la Filmoteca de Catalunya o bien en recónditos lugares como Groenlandia, Islandia o las Islas Faroe!), o el profesor Ramón Gassó que, desde Berga, es el principal mantenedor, en España, del 9.5 mm, el histórico paso cinematográfico que se resiste a morir, precisamente gracias a gente como Ramón, cuya labor tendrá, algún día, que merecer un reconocimiento. 

Con la profesora Inma Sánchez

Ya en la sala Laya, la sorpresa fue grande al comprobar que estaba atestada de espectadores. El Dr. Riambau le comentó a Ignacio que no sabía si alegrarse o entristecerse pero que, desde que comenzó la pandemia, muchos días tenía él mas espectadores en la Filmoteca que el resto de salas de cine de Barcelona en su conjunto.

Alex e Ignacio con los superochistas barceloneses

En la presentación de "Spistsbergen, o Gardián do Ártico" Esteve Riambau recordó a la audiencia que ya antes la Filmoteca había programado títulos de la colección de Ignacio Benedeti. Explicó, también, que esta película sobre el Calentamiento Global, estaba rodada en Súper-8 e "hinchada" a 16 mm, así como que se proyectaría en gallego, su versión original.  Hizo reír a la audiencia con la anécdota de que, cuando los proyeccionistas probaron el positivo, como concluye con un fotograma quemándose en pantalla, a los proyeccionistas casi les dió un síncope ¡pues pensaron que la película se había atascado y la película se estaba quemando de verdad! Este es un efecto que Ignacio Benedeti procura introducir muchas veces en sus películas pues es algo que es imposible que suceda con una videoproyección digital. 

¡Bar Castells!, con el amigo Jordi Baills Castelló

Tras la presentación de Ignacio, dió comienzo la proyección, después de la cual tuvo lugar un esclarecedor coloquio, con preguntas muy inteligentes (incluso sobre el modelo de cámara: la Bauer A512 fue la principal, con la que se filmó la práctica totalidad del metraje), al término del cual una especie de deidad, de sublime belleza, con acento escandinavo, se acercó a Ignacio para preguntarle varias dudas relativas al Súper-8.  ¿Bajó esta diosa interestelar del Olimpo o se trató de una alucinación? ¡¡¡Alex confirma que fue una aparición en carne mortal!!!, cuya luminosa presencia, sobrenatural, cerró la sesión con un broche de oro.  Lo mejor de todo, es que el Dr. Esteve Riambau se comprometió a estrenar en la Filmoteca de Catalunya "Odisea en Groenlandia", el segundo largometraje de la serie Stop Calentamiento Global, también rodado en Súper-8, pero que será "hinchado" no a 16 mm, sino a 35 mm.  Por cierto, que "Spitsbergen, O Gardián do Ártico" se seguirá proyectando en 16 mm en Catalunya: muy pronto, mas detalles.

Con herr Adolf Schneider, una amistad desde los años ochenta

Al día siguiente, la pantalla ante la cual Ignacio y Alex presentaron "Spitsbergen, o Gardián do Ártico" estaría ocupada con la presencia del admirado Costa-Gavras del que Ignacio, en su Cinemateca, atesora tres alhajas en fílmico : "Z" (en 35 mm), "AMÉN"(en 35 mm) y "Desaparecido" (en 16 mm).

...y al día siguiente: ¡el maestro!

Presentación de Ignacio Benedeti;

Muy contento con este templo del cine que es la Filmoteca de Catalunya, y agradecido con su director, Esteve Riambau, por estrenar “Spitsbergen, O Gardián do Ártico” en Barcelona, ¡y hacerlo en fílmico además! La mayoría de los que estáis aquí sois conocedores de que el documental no está grabado en digital, sino que fue filmado con película de Super-8.

Proyectar esta obra en video digital hubiese sido una especie de traición al espíritu que ha impulsado su génesis:  sería, valga la comparación, como si a un pintor le dicen que su óleo, trabajosamente engendrado con meses de trabajo artesano, se expondrá en una galería… ¡pero con una reproducción en offsett!

“Spitsbergen, o guardián do Artico” es un documental cinematográfico que, en clave de entretenimiento, aborda el calentamiento global en un territorio, el archipiélago de Spitsbergen, o Svalbard, CUYO ESTADO ACTUAL, que ya no es el mismo que en 1995 - la primera vez que estuve allí-,… está abocado a la desaparición en muy poco tiempo.

 La oportunidad de realizarlo surgió cuando Kodak me eligió para probar su nueva película Ektachrome 7294, en ese momento en desarrollo… para filmar tests, con el material de preproducción, en un rodaje real con condiciones extremas.

Decidí aprovechar la ocasión y, al tiempo que filmaba la prueba técnica para Kodak (que se publicó en PhotoKlassik International), sacar adelante un largometraje que conjugaría mis tres pasiones: el cine (foto químico… no lo otro), los territorios hiperbóreos y la conservación del medio ambiente.

Se gestó así “Spitsbergen, o Guardián do Ártico”, la primera piedra de un proyecto mas ambicioso, “Stop Calentamiento Global”, que engloba varios largometrajes sobre el cambio climático.

Respecto a los aspectos técnicos de un rodaje tan peculiar como este, hace unos meses me hizo gracia, cuando en una televivisión me preguntaron por qué filmaba con película, y de súper8 nada menos. ¡Eso es no entender nada!

La película de cine, no sólo ofrece una sensación orgánica, imposible de emular en digital --salvo de forma grosera--, sino también una gama de texturas que, al creador, le faculta seleccionar la más adecuada para lo que se desea narrar:

Por ejemplo, empleé la monocromía granulada de la Kodak Tri X para transmitir mi vivencia de desolación, de desamparo, cuando el rompehielos quedó atrapado en la banquisa, en medio de aquel viento inmisericorde;

Me serví de la vivificante Kodak Ektachrome 7294 para infundir en el espectador la inolvidable sensación vivida cuando, tras una jornada de tinieblas aceradas, se abre paso el esplendor del sol de medianoche.

O la Kodak Ektachrome 7280, con su grano y paleta cromática tan especial, para recrear la época soviética en las decadentes Pyramiden y Barentsburgo.

Podría decirse que las características de cada emulsión cinematográfica forman parte del relato, una especie de metalenguaje, que contribuye decisivamente a la narración.

El cine es un medio físico, que se puede tocar con las manos y ver al trasluz. Si es en Súper-8, permite vivir la experiencia de rodar en película con equipamientos reducidos, tanto técnicos como humanos, y, al mismo, el cineísta está en condiciones de demostrar que conoce el oficio, pues lo que se filma, tiene que salir perfecto, sin automatismos ni posibilidad de repetición.

 La sensación orgánica del Súper-8 COMIENZA en el mismo momento en que se abre el envase de la película, y el creador puede aspirar el olor de la emulsión virgen… CONTINUA durante la filmación… diríamos que a ciegas (pues es imposible ver el resultado de inmediato), SE MANTIENE durante el revelado (a veces con ingredientes domésticos, ¡como la cerveza con vitaminas!), y SE CONSUMA en la proyección, viendo el resultado. El festín artístico PROSIGUE durante el montaje, que en el metraje inversible, es con moviola, cortando y pegando los planos no de un copión, sino de la película original.

Personalmente, considero que filmar con película de Súper-8 es una artesanía, lo mismo que escribir un libro, pintar un cuadro o componer una partitura. EL ÉXTASIS DEL SÚPER-8  es cuando le toca a uno mismo  proyectar el propio original inversible que estuvo, físicamente, en el lugar de la filmación. ¡HOY NO EXPERIMENTARÉ ESTE ÉXTASIS!, pues proyectaremos un hinchado a película de 16 mm, con un proyector Bauer de cruz de malta, justo de la misma marca de la cámara con la que filmé la película.

No se puede puede iniciar la proyección sin antes dar las gracias a quienes han hecho posible el proyecto, como Kodak y la revista alemana Silvergrain Classics, pero también, a Álex López, montador, superochista entusiasta, stop motioner y, sobre todo, buen amigo, pese a la diferencia de edad (pues pocas cosas unen más, y son mas democráticas, que la pasión por el cine; al compositor Sergio Moure de Oteyza (formado, como uno mismo en Barcelona),    gracias a Santiago Fernández, sin cuya voz nada sería igual, y, también, a Marcos Eimil, el sonidista;  a Televisión de Galicia, por la compra de los derechos de emisión en lengua gallega (si bien, el positivo de televisión está en otro gallego, académico, alejado del que se habla en la calle,  que es el que escucharemos hoy aquí). Y, por supuesto, gracias al Ourense Film Festival, por el premio especial XXV aniversario, así como a los periódicos La Región y, sobre todo, La voz de Galicia, el cuarto periódico mas vendido de España, por su apoyo constante y que, cuando el documental se estrenó en Coruña, en abril, publicó de la mano de su crítico Miguel Anxo Fernández:

“Estamos ante un documental a la usanza antigua (que no vieja), artesana, en la que, junto al espíritu de aquellos clásicos del sello Disney, se rastrea a un Cousteau en su lucha por la preservación del planeta y su diversidad, con vistosas imágenes que invitan a reflexionar: o acotamos el calentamiento global o imágenes así ya no podrán volver a filmarse”

Gracias, de nuevo, a la Filmoteca de Catalunya, personificada por su director Esteve Riambau, y a todos los que estáis aquí hoy, como Inma, a quien conocí hace diez años en Groenlandia, GRACIAS A AMISTADES MAS ANTIGUAS como la de Adolfo Schneider, Marc Mallol, Ramón Gassó o Lluis Gifré, O MODERNAS como Josep Blay o Jordi Bails (¡me dejo mas en el tintero!; gracias, a todos. Al final, ya en la sala, o fuera de ella, Alex y yo estaremos a vuestra disposición para cualquier consulta. Gracias.

FOTOGRAFÍAS: 3 son de la Filmoteca de la Generalitat y el resto son de distintos amigos, muy especialmente Jordi Baills. Se irán añadiendo más conforme las vayan remitiendo, como la de Ignasi Prat

viernes, 10 de septiembre de 2021

UN PARASOL DE TITANIO PARA LA CONTAX TVS

Mi compacta favorita es, todo el mundo lo sabe, la Fujifilm Super Mini (conocida como Tiara en algunos mercados), pues es la única que, siendo mas pequeña que muchos móviles, se puede llevar sin problemas en el bolsillo del pantalón. Su objetivo Fujinon, de 28 a 56 mm, con revestimiento EBC, es muy nítido, pero tiene una desventaja compartida con todas las compactas: no admite ni filtro ni parasol.

El minúsculo parasol Contax de titanio vino en una gran caja

¿Con todas? No: hay una compacta  con zoom, que también me encanta; es la Contax TVS, que sí tiene rosca de filtro y parasol.  Su objetivo, un Zeiss con revestimiento Tarnug, también de 28 a 56 mm, tiene de ventaja sobre el Fujinon que es un diafragma más rápido, virtud nada desdeñable para uno que le encanta fotografíar con luz ambiente.  La Contax, además, ofrece el visor mas preciso de entre todas las compactas con zoom y otra serie de virtudes, como la posibilidad de enfoque manual mecánico (no por software) y un mecanismo tan silencioso como una geisha. Pero, para mí, lo fundamental, es su rosca para filtro y parasol. La única pega del modelo: es que es un poquito mas grande y pesada que la Fuji; la diferencia no es demasiada, pero sí lo suficiente para no poder llevarla en el bolsillo, por lo que la suelo guardar en la guantera del coche. 

La Contax TVS con filtro y ¡con parasol original otra vez!

Hace dos o tres semanas,  su diminuto parasol de titanio se me escurrió de entre los dedos, en el coche, cuando la cogí para disparar una foto rápida. No le dí mayor importancia pues pensé en rebuscarlo mas tarde. Al llegar al aparcamiento de IB Cinema, sin embargo, no lo encontré. Imaginé que el parasol se habría colado por alguna rendija debajo del asiento, de forma que opté por dejar la búsqueda para el fin de semana, en el garaje de casa.

Ese sábado, perdí buena parte de la tarde desmontando toda la tapicería y hasta sacando ciertos embellecedores de plástico con hueco por detrás: encontré monedas, unos pendientes y otros objetos pero... ¡ni rastro del parasol!

¡¡¡Qué fastidio!!! Podría comprar uno de competencia, plástico, pero para una cámara del pedigrí  de la Contax TVS seria una especie de ignominia usar otra cosa que no fuese su parasol original, de titanio, como la cámara misma.  Sin mucha esperanza, busqué en Ebay, y, ¡¡¡eureka!!!,  ¡lo encontré en Japón!

Ahora Ebay, en las compras, te carga el IVA automáticamente (en este caso, 10.50 (cuando el parasol de titanio costaba sólo 38 dólares). Pero, y aquí viene la queja, al entregarme el paquete correos, ¡¡¡me cobraron otros 11.50 € por gestión aduanera!!! ¿Qué gestión, si ya tenía los impuestos pagados? ¿Como puede ser que pague tanto de impuestos como lo que cuesta el artículo? Este sistema impositivo, es injusto, siendo casi confiscatorio. 

Por un artículo de 38 dólares, ¡un IVA de 10.50 dólares! y al recibir el paquete otros 11.50 € de gestión aduanera: un timo