domingo, 30 de abril de 2017

SIMÓN DEL DESIERTO: INMACULADO POSITIVO

Si estuviera ayer en Los Ángeles, en el simposio sobre el cine en español de Hollywood, organizado por la FIAF, tras las ponencias (dos de ellas catalanas: una a cargo de Dr. Esteve Rimbau, máximo responsable de la Filmoteca de la Generalitat de Catalunya, y otra de la profesora Nuria Bou, de la Universitat Pompeu Fabra), vería en 35 mm "La vida bohemia";  mi consuelo es deleitarme con un positivo norteamericano de "TRISTANA" que,   tras trotar durante años por universidades norteamericanas, lo he restaurado personalmente en mi laboratorio de la Cinemateca de Galicia-IB Cinema eliminando con éxito absolutamente todas las rayas negras... Hoy proyectaré "Simón del desierto", en un positivo inmaculado , que mi distribuidora sólo llegó a alquilar tres veces, antes del hundimiento del 16mm.
TOCADO DE COLOR
A los positivos tirados en IB Technicolor jamás se les desvanece el color como, desgraciadamente, sucede con el material Kodak Eastman anterior a la aparición del LPP (low fade), a principios de los ochenta. Los archivistas valoran también los tirajes en AGFA y Fujifilm pues siempre se ha dicho que sus colorantes son muy estables. Sin embargo, por mi experiencia, puedo afirmar que, si esto es cierto en AGFA (tengo positivos de los sesenta en perfecto estado), no lo es en cuanto a Fujifilm: las películas salidas de laboratorio antes de 1981 están, actualmente, "tocadas" de color, como ocurre con "Tristana".
TRISTANA Y DON MANUEL
Tras el escándalo de "Viridiana" Buñuel pudo rodar esta película en España gracias a D.Manuel: "me pareció inte­ligente y simpático Fraga, no me recibió altiva­mente. Me dijo que en España no estaban pre­parados para mis películas; le dije que Trista­na la filmaría con fidelidad al guion presenta­do. «Bueno —me dijo—, tiene usted luz verde. Haga la película y ya veremos.» No me cortaron nada".

FERNANDO REY EN SU CENTENARIO.
Con la proyección cinematográfica  de "Viridiana", hace un mes en la Cinemateca de Galia-IB Cinema, y ahora esta de "Tristana", rindo homenaje al actor coruñés más universal, el gran Fernando Rey. ¡Qué bien trabaja! Y que porte más aristocrático: se nota a las leguas, en sus gestos, su voz y la forma de moverse, que es una persona que viene de familia de alcurnia.
Maravilloso simposio de la FIAF, este fin de semana en Los Ángeles
PROYECCIONES CON EL FUMEO 9135 XENÓN 500
Este proyector es aparentemente el mismo que el de la "filmotequiña"-CGAI. Sin embargo, ellos, por desconocimiento técnico de sus responsables, lo encargaron sin las siguientes prestaciones fundamentales para trabajar con material de archivo, que sí se encuentran presentes en el 9135 de la Cinemateca de Galicia-CGAI:
1) formador de bucle superior e inferior;
2) presor en los rodillos dentados;
3) ventanilla de formato variable;
4) presor de fuerza regulable;
5) parábola reflectora de xenón de rodio, en lugar de níquel;
6) proyección en Súper-16
7) cabeza mecánica de abertura total;
8) mecánica desmodrónica.
9) obturador centrífugo de dos y tres palas; y
10) arrastre con 1, 2 o 3 uñas.
El Fumeo 9135 en funcionamiento, ayer, con "Tristana"

sábado, 29 de abril de 2017

¡¡¡CATALUÑA, PRESENTE!!! GALICIA AUSENTE. FIAF 2017, LOS ÁNGELES.

Este fin de semana se desarrolla, en Los Ángeles (California) la reunión anual de la Federación Internacional de Archivos Fílmicos (FIAF), organismo del que la llamada "Filmoteca" de Galicia-CGAI (devenida en un videoclub donde valioso e insustituible material cinematográfico se apila en condiciones africanas -hemos publicado fotografías otras veces-), solo es "entidad asociada" (tuvieron que borrar las siglas de FIAF de su portal en Internet), no miembro.
Toda una sorpresa que, en una de las imágenes promocionales, de las actividades de preservación cinematográfica de la reunión de este año usen como portada a mi amiga californiana Alejandra Bouza, trabajando meticulosamente entre rollos de película.
UN CONGRESO DEDICADO AL CINE DE HOLLYWOOD EN ESPAÑOL ¡CON ESPAÑA AUSENTE! 
La asistencia, esta edición,  de los responsables de las filmotecas españolas era fundamental, dado que los principales expertos mundiales estudian a cineístas, artistas, artesanos, distribuidores y exhibidores involucrados en la producción y circulación de películas en español en los Estados Unidos. Hoy sábado va a tener lugar una conferencia sobre los productores de habla hispana establecidos en Los Ángeles, que, D.m., podré seguir vía Internet.  Intervendrá, entre otras eminencias, Lisa Jarvinen, como responsable de la mas sesuda investigación sobre la producción cinematográfica en español en Hollywood.
De Galicia, será mejor no hablar: aquí los chiringuitos que rigen el audiovisual hacia la hecatombe prefieren viajar a festivales con saraos y canapés: todo lo que huela a estudio y preservación parece que les causa alergia.
La única participación española procede de Catalunya: por una parte, mi admirado Dr. Esteve Rimbau, de la Filmoteca de Catalunya, con una ponencia sobre la revista Cinelandia; hay una segunda ponencia catalana, a cargo de la profesora Nuria Bou, de la Universitat Pompeu Fabra.



viernes, 28 de abril de 2017

VAL DEL OMAR: SU OBRA GALLEGA ¡¡¡RECUPERADA EN CINE!!!

Siempre uno se refieren a sí mismo como "cineísta", en lugar del pedante cineasta, pues, aunque "cineísta" no está reconocido por la R.A.E., sirve para diferenciar a una persona que ama el cine con su tecnología mecánico-química, y lo practica personalmente en todas sus facetas (filmación, revelado, montaje, exhibición, restauración), del prostituido "cineasta" con el que hoy se engloba a toda clase de gente, procedente en general del inframundo del digimerde,  que no distingue una emulsión de otra ni tiene ni idea de cosas tan simples como usar un fotómetro.
Existió, en España, una figura emblemática del cine que tampoco se refería a sí mismo con "cineasta", sino como "cinemista", un neologismo con el que quería aunar la actividad del alquimista e inventor junto al de creador cinematográfico: es el surrealista olvidado, José Val del Omar.
VAL DEL OMAR: UN PRECURSOR.
José Val del Omar construyó artesanalmente un objetivo de focal variable (lo que el vulgo denomina, de forma bárbara, como zoom) ¡antes de que las fábricas de ópticas cinematográficas los inventasen!  En 16 mm, aprovechó para la imagen el espacio reservado para el sonido cuando el Súper-16 no podía ni soñarse. Experimentó con el sonido multicanal y las pantallas cóncavas, inmersivas, así como con el cine con tacto y con olor, mucho antes que nadie en España. Pese a todo, murió olvidado en Madrid.
Como dice Bego M. Santiago, que lleva años trabajando para instituciones museísticas alemanas, Val del Omar fue un visionario con su teoría del desbordamiento más allá de la pantalla. Los intelectualillos dan rienda suelta a su pedantería hablando de Peter Greenaway y su teoría del "live cinema", pero, recalca Bego, "se olvidan de este granadino que sintió el cine como lo que es: mística de la luz".
En los últimos años la figura de Val del Omar ha sido objeto de una cierta puesta en valor por parte de ciertos museos, como el Reina Sofía, por citar alguno importante. Sin embargo, aquella parte de su obra que se proyectó, desafortunadamente fue en vídeo, y no con película, como el genio andaluz la concibiera.
LA FILMACIÓN GALLEGA DE VAL DEL OMAR: UN ENCARGO DE D. MANUEL FRAGA.
El próximo sábado 9 de diciembre se celebrará en La Coruña la III Edición de LC Súper-8 Global Day. Como en este festival, de gran éxito mediático y de público, tengo que hacer todas las labores en solitario (soy desde el director hasta el proyeccionista o el programador y ¡hasta el auxiliar de producción!), no queda otra que empezar a trabajar desde mucho meses antes.
En sus tres secciones, "Animatoon" (dedicada a la animación), "Memoria del S. XX: cinema recuperado; los Tesoros de AGHADIC" y "Avant Garde: Súper-8 en la era digital", cada nueva edición el festival se supera a sí mismo, pese a que no sólo no nos apoya ningún organismo oficial, sino que, además, actúan en la sombra para impedirnos el acceso a sala de exhibición públicas.
Si el año pasado (ver aquí: http://mimundoensuper-8.blogspot.com.es/2016/11/ii-edicion-lc-super8-global-day.HTML ), recuperamos, entre otras cosas,  la figura del cineísta gallego Antonio Docampo, providencialmente, poco antes de su muerte, en lo que fue la última alegría que se llevó de este mundo, en palabras de su hija Marta, este año, la sección  Cinema Recuperado proyectará POR PRIMERA VEZ EN ESPAÑA EN SOPORTE CINEMATOGRÁFICO uno de los dos únicos positivos que existen en el mundo en formato Súper-8 de "Acariño galaico del barro", rodado en 1961 por encargo directo de D. Manuel Fraga Iribarne, obra en la que Val del Omar emplea el negativo como proyección directa en positivo, con una imagen espectral de la Catedral de Santiago y de sus Imágenes Religiosas, en una inversión que nos lleva a un mundo detrás del espejo y que prepara al espectador para lo que el historiador Adams Sitney definió como "película de trance", en la que el uso del negativo como positivo tiene un efecto compositivo y narrativo.
DIFICIL LOCALIZACIÓN.
Hoy en día es fácil visionar casi cualquier cosa en Internet, aunque sea con calidad miserable. Obtener copias digitales también está al alcance de cualquier bedel de colegio mayor. Lo verdaderamente difícil, para un programador,  es obtener el material cinematográfico, especialmente de algo tan raro como "Acariño galaico del barro", del cual un laboratorio italiano sólo hizo un par de copias en 35 mm, otras dos en súper-8, una en 16 mm, así como una pequeña edición de 50 cintas VHS.
El positivo de "Acariño galaico del barro" que se proyectará en la III Edición de LC Súper-8 Global Day, aunque procede originalmente de Italia, acabó en manos de la Cinemateca de Galicia-IB Cinema gracias a una familia argentina de ascendencia galaico-piamontesa.
La calidad es extraordinaria: una definición cristalina, con un blanco y negro riquísimo, de negros potentes, en lo que es una auténtica golosina para las retinas.
Sin embargo, fruto de su conservación inadecuada, la pista magnética del sonido se ha desprendido.
En estos meses que quedan hasta diciembre, trabajosamente, en los laboratorios de la Cinemateca de Galicia-IB Cinema, tenemos que limpiar la película de los restos de pista todavía presentes, adherir pistas magnéticas en condiciones y sincronizar el audio, en una labor de cineísta, artesanal,  que sigue la línea alquímica del "cinemismo" de Val del Omar.
Menos mal que contamos con la ayuda de AGHADIC, pero ¡ojo!, no confundir este departamento de la Cinemateca de Galicia-IB Cinema,  acrónimo de "Archivo Gallego Histórico Analítico De Imágenes Cinematográficas", con el muy similar nombre de algo que López Chaves, en sede parlamentaria, bautizara como "chiringuito" ¡cuyo pretor nos niega hasta un lugar de proyección público!
TRISTEZA
Finalizo este texto un poco triste pues hoy comienza, en Los Ángeles (con ausencia gallega pues, por lo que se ve, en la Consejería de Kulturismo tienen cosas mas importantes que hacer), la reunión FIAF 17, de la Federación Internacional de Archivos Fílmicos, a la que, en estos tiempos de penurias, no puedo asistir, en nombre de la Cinemateca de Galicia-IB Cinema.
Una ocasión perdida de volver a ver buenos amigos, aprender nuevas técnicas y saber más de algo en lo que estoy muy interesado, y de lo que ya hablaré cuando me envíen las fotografías de la conferencia: el recientemente inaugurado archivo fílmico mundial que se ha habilitado en el Círculo Polar Ártico.
Mientras tanto, aquí sigo, al pie del cañón, en solitario y sin ayuda, recuperando y restaurando material cinematográfico en todos los pasos, pero principalmente en 35 mm, 16 mm, 9.5 mm 8 y Súper-8.
Fragmentos de Acariño Galaico, proyectado en Súper-8, y grabado con el móvil:  













jueves, 27 de abril de 2017

COMIENDO CON "FILM MAKING"

Cuando en casa me veo en la circunstancia de comer sólo, en lugar de hojear el periódico o navegar con el teléfono, aprovecho para leer alguna de las revistas sobre técnica cinematográfica de la hemeroteca de la Cinemateca de Galicia-IB Cinema, en una colección que se remonta hasta mediados de los años cuarenta.
El almuerzo de hoy fue particularmente delicioso, leyendo un ejemplar de Film Making ¡publicado en agosto de 1972! (uno tenía 12 años en aquel entonces).
Artículos muy interesantes y anuncios verdaderamente curiosos. Siempre es muy agradable recordar informaciones que, muchas veces, son olvidadas por los historiadores especializados: 
1) ¿Cuántos saben hoy que en 1972 se vendían cartuchos de súper-8 con película inversible de ByN ¡¡¡de 500 ASA!!!?;
2) ¡Qué bonitos, los proyectores Heurtier estereofónicos, comercializados años antes de que fueran desarrollados por la competencia japonesa;
3)  Maravilloso el anuncio sobre la bien dotada cámara de súper-8 Elmo 110;
y 4) Para el postre, la lectura de un completo estudio técnico, de apretada prosa, sobre la cámara de súper-8 Canon 814 E, en aquellos tiempos con su recientemente desarrollada versión electrónica.


miércoles, 26 de abril de 2017

MARAVILLOSA PRIMAVERA EN FUJICHROME VELVIA 50 REVELADA POR YMC DE SEVILLA

¡Vaya rendimiento que tiene la película de diapositivas Fujichrome Velvia 50!, sin duda la mejor inversible jamás fabricada.  Una buena parte de la belleza que proporciona cada toma se debe, sin duda, al buen hacer del servicio de revelado YMC, de Sevilla, que trabaja con calidad extraordinaria, rapidez y precio contenido.
Por 22 euros + IVA me han devuelto el carrete correspondiente al mes de abril, conteniendo:
1) 38 diapositivas reveladas y montadas;
2) 38 copias en papel químico con margen blanco;
3) un CD con la versión digital; y
4) 2 copias índice con las vistas en miniatura.
La cámara empleada, para tomar estas diapositivas, es mi bien probada, y usada, Fujica AX5, que adquirí a mediados de los años ochenta. Un diseño inmortal de Shigeo Mizukawa, donde estén cámaras como ésta, con ópticas Fujinon EBC, que se quite cualquier modelo de digimerde, incluso de la propia Fujifilm.
Tengo que advertir que la versión digital de la diapositiva no puede reproducir, ni de lejos, el bellísimo colorido de la película inversible Fujichrome Velvia 50.
 Lo más que se acerca a una correcta reproducción de la diapositiva en proyección directa es el papel químico; sin embargo, para apreciar toda su magnificencia, hay que verla proyectada en pantalla grande con un proyector de diapositivas con luz de xenón.
¡Qué definición y que colorido, Santo Dios!, imposible de emular por medios digitales. Y eso que estoy trabajando con película caducada hace año y pico pues, ahora que el mundo argéntico está renaciendo, me encuentro en plena tarea de vaciar la nevera, repleta de existencias con las que me había preparado para el apocalipsis fotoquímico que, por fortuna, no llegará.
El teléfono de YMC, de Sevilla, es: 954564362. Además de ser magníficos profesionales, son muy amables.



martes, 25 de abril de 2017

CUANDO EL CINERAMA VINO A LA CORUÑA

Uno de mis recuerdos cinematográficos más queridos de la infancia fue cuando, contando con doce o trece años, en lo que era entonces un solar, en Zalaeta, donde había estado la antigua fábrica de Gas, se instaló, en torno a 1973 o 1974, una colosal carpa para exhibir casi todas las películas de Cinerama: Esto es cinerama, Vacaciones en cinerama, Las 7 maravillas del mundo, En busca del paraíso y Aventuras en los mares del sur.
El sistema Cinerama de rodaje y proyección, cuyo nombre proviene de la contracción de las palabras cinema y panorama, consistía en filmar con tres cámaras sincronizadas una imagen que se proyectaba, simultáneamente con tres proyectores, en una pantalla curva de dimensiones colosales, como vemos en la diapositiva (y también en el vídeo, más abajo).
 La sensación de inmersión en la película que daba el Cinerama, al cubrir toda la visión periférica del espectador, era espectacular. En la famosa secuencia de la montaña rusa, al principio de “Esto es cinerama”, las imágenes daban tanto vértigo, que los espectadores gritábamos y nos agarrábamos a los asientos.
En el Cinerama, el sonido estaba reproducido por siete pistas independientes, y se encontraba grabado sobre una cuarta banda magnética de 35 mm a la vez sincronizada con los proyectores… en fin, todo un tinglado tecnológico que, aunque estrenado en Estados Unidos a principios de los cincuenta, no fue hasta los años setenta que se logró ver en La Coruña (en la diapositiva inferior, el personal de la instalación en mi ciudad).
 No hay sistema de exhibición cinematográfico comparable, en espectacularidad, al Cinerama; desgraciadamente, era muy caro de mantener y los Cineramas en locales fijos sólo se establecieron en las principales capitales mundiales donde una película Cinerama podía durar hasta un año, o más, en cartelera. Actualmente, en Europa, únicamente se pueden ver proyecciones de viejas películas Cinerama en una instalación no demasiado grande que la Filmoteca Británica tiene en su sede de Bradford (¡eso sí que es una Filmoteca!, y no el videoclub de digimerde, expulsado de la Federación Internacional de Archivos Fílmicos,  que tenemos en Galicia).
El Cinerama presentaba una pequeña deficiencia y es que, en la imagen proyectada, se notaba el solapamiento donde se unían las tres proyecciones… ¡pero esto era parte de su encanto! y, aun así, una proyección Cinerama era una experiencia digna de vivir y recordar.
En los años sesenta un par de grandes cines de Madrid y Barcelona se adaptaron para Cinerama. A provincias llegó un sistema que se proyectaba en una carpa. La propia carpa no debe confundirse con un circo, sino que era una auténtica maravilla de ingeniería debida a Emilio Pérez Piñero, un arquitecto muy reconocido, que hoy ha caído en el olvido.
El domingo por la tarde visioné una brevísima película promocional del Cinemara en súper-8 de "La conquista del oeste", que puede ser vista en el siguiente enlace; ¡merece la pena!: https://www.facebook.com/groups/27648968851/permalink/10154784090603852/

lunes, 24 de abril de 2017

LA CÁMARA DE CINE DE 16 MM DE CUANDO HITLER ERA UN DEMÓCRATA.

En la Cinemateca de Galicia-IB Cinema custodiamos esta cámara de cine Siemens de 16 mm, una joya de la ingeniería teutona, fabricada un año antes de que Adolfo Hitler ganase, en 1933, las elecciones (aunque no por mayoría: tuvo que formar gobierno con centristas y otros).
Noventa años después sigue funcionando como el primer día. Y es una cámara "ecológicamente sostenible": no funciona con pilas o baterías, como las digitales, sino con un mecanismo de relojería.
La película se introduce en cargadores, en longitud de hasta quince metros con veinticinco centímetros, que puede recargar el propio cineísta, y que permite, en exteriores, si se dispone de varios cartuchos, librarse de las engorrosas tareas de enhebrado de los modelos de bobinas abiertas.


La Kino-Kamera B, con el antiguo logotipo de Siemens, de una poco disimulada estética nazi, posee un ingenioso sistema para filmar de forma secreta: un visor externo, adosado a la parte superior, permite que el operador encuadre de forma discreta lo que está filmando, con la cámara disimuladamente situada en la posición de la cintura.

La precisión de este dispositivo espía es asombrosa lo cual seguro que la convirtió un modelo ideal para periodistas, espías, delatores y depravados (por cierto, ¡de la misma marca que el horno de la cocina de mi casa!), así como para que Eva Braun, contumaz fotógrafa y cineísta (trabajaba para Hoffmann), pudiese rodar las inauditas filmaciones en la intimidad del que moriría como su marido, en Kodachrome, donde se le ve sonriendo ¡con cara bonachona!