sábado, 20 de enero de 2018

FUJICASCOPE SD25 QUARTZ COMPUTER: MI APARATO FAVORITO PARA SONORIZAR SÚPER-8

La mayor parte de los cineístas que se sirven actualmente, de forma profesional o artística, del Súper-8, graban las bandas sonoras de sus películas con ordenador. Las ventajas son obvias: como, en digital, se emplean pistas independientes, los errores se solucionan en un santiamén: no hay arte ni destreza, es un proceso meramente automático.
Uno, que ha sonorizado también varias películas de Súper-8 sirviéndose de la facilidad de lo digital, prefiere, sin embargo, hacerlo en las bandas magnéticas que, tras el revelado, aplica a la película positiva, pese a que la dificultad es notoria, por todos los pasos que hay que seguir sin margen al error: 
1) sincronizar el sonido directo, si lo hay;
2) añadir la música;
3) hacer lo propio con efectos de biblioteca; y
4) proceder a la locución. 
Cada fase, se hace en superposición, de forma que un error en, por ejemplo, la locución, como ésta no va en pista independiente, o se deja tal y como se grabó, o resulta menester repetir todas y cada una de las fases previas de grabación sonora de esa secuencia.
FUJICASCOPE SD25 QUARTZ COMPUTER
Mi proyector favorito para la sonorización es el Fujicascope SD25 por varias delicias técnicas sin paralelo:
1) avance o retroceso lento con precisión de fotograma, gracias a su contador digital;
2) arranque instantáneo de la película desde la posición de pausa, fundamental para efectos de librería;
3) velocidad controlada por mecanismo de cuarzo; 
4) admite constantes marcha adelante y atrás, sin deterioro o arañazos en la película, aunque cuente con cientos de empalmes;
5) facilidad de desenhebrado; 
y 6) extrema dureza de sus cabezales.
A la hora de proyectar es otra historia, pero para sonorizar pistas complejas, sin deterioro en la película, no hay mas opción que el Fujicascope SD25 (o su clon). 
Tiene, el Fujicascope SD25, dos únicos inconvenientes: 1) ¡¡¡funciona a 100 V!!!, de forma que se precisa un transformador especial que sólo se vende en Japón, 
y 2) las indicativos recordatorios de las distintas funciones e instrucciones se encuentran en ¡¡¡japonés!!!   
Afortunamente, mi amigo Tak Kohyama las tradujo al inglés y, de este idioma, lo pasé al español. 
Estos proyectores son vendidos en exclusiva por Retro Enterprises, de Tokio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario