jueves, 11 de enero de 2018

FUMEO 9119: EL PEQUEÑO DE LOS GRANDES

Si existe un proyector de cine que en lugar de ser una fábrica de sueños sea un sueño en sí mismo, hecho realidad, este es el Fumeo 9119, el pequeño de una familia de grandes hermanos para Súper-8 compuesta por el 9139 (con la lámpara Marc 300), el 9143 (con la lámpara HTI) o el descomunal 9145 (con la lámpara xenón de 500 W). 
UN PROYECTOR PROFESIONAL.
Aun siendo el hermano menor de esta familia de proyectores profesionales, cuando se ve por primera vez parece un proyector de 16 mm. No en vano, su cuerpo es idéntico al Fumeo 9271 VIP,  de 16 mm, modelo que se encuentra en servicio, por ejemplo, en la Casa de las Ciencias de La Coruña desde su inauguración, y del que copia (e incluso mejora), ciertas soluciones técnicas. A continuación, enumero alguna de las características técnicas que más me seducen del Fumeo 9119: 
1) CONSTRUCCIÓN METÁLICA
A diferencia de la mayor parte de los proyectores de Súper-8, que suelen tener muchos componentes sintéticos, el Fumeo 9119 está prácticamente construido en metal con un uso mínimo de plásticos, que se limitan a la botonera y poco mas. 
2) ENHEBRADO MANUAL.
Con la excepción de los Fumeo y los Fujicascope SH1 / SH10, todos los demás proyectores de Súper-8 son de enhebrado automático. El proyeccionista profesional, y aquellos cineístas que sufran con el trato dado a sus valiosos originales inversibles, saben valorar el enhebrado totalmente manual del Fumeo 9119. Todo un detalle, el mando trasero para el avance o retroceso de un fotograma.
3) BOBINAS DE LARGO METRAJE.
El Fumeo 9119 admite bobinas de hasta 800 metros de triacetato, lo cual es suficiente para dos horas de proyección a 24 fotogramas por segundo, frente a los 180 o 240 metros que suele ser la norma en el resto de aparatos de este formato. 
4) ENFOQUE MICROMÉTRICO Y SOPORTE PARA ANAMÓRFICO.
Las últimas versiones del 9119, como esta, fueron fabricadas con un enfoque micrométrico ultrapreciso, superior al del otro único proyector con este sistema, el Beaulieu, pues en el Fumeo el objetivo entra en una especie de camisa que se desplaza adelante o atrás con desmultiplicación milimétrica (Nota: no describo el objetivo pues los Fumeo 9119 salieron de fábrica con distintos modelos, casi siempre de Isco o Scheneider). 
El Fumeo 9119, como aparato profesional, lleva su propio soporte anamórfico, para proyectar en formatos panorámicos.
 5) OBTURADOR DE DOS PALAS.
Todos los proyectores de Súper-8 vienen de origen con un obturador de tres palas. Este Fumeo, como es la práctica habitual en 16 mm, trae de origen un obturador de dos palas ¡lo que deja pasar mucha mas luz a la pantalla!, aunque en cadencias inferiores a la profesional de 24 f.p.s. produce un cierto parpadeo en las escenas claras. Opcionalmente, se podía escoger también un obturador variable manualmente de 2 a 3 palas y uno automático, de accionamiento centrífugo. 
6) LÁMPARA ESC DE 24V 200W
El Fumeo 9119 y el Elmo GS1200 son los dos únicos aparatos que usan la lámpara halógena dicroica de proyección mas potente jamás fabricada para Súper-8. Su inconveniente es que ningún establecimiento la suele tener en existencia. Fuji Lamp la fabrica una vez cada dos o tres años, de forma que lo razonable es que el usuario haga acopio y compre un paquete de veinte lámparas para estar suplido hasta la siguiente tanda de producción. 
Algunos usuarios, tanto en el Fumeo 9119 como en el Elmo GS1200, cometen el error de sustituir la lámpara ESC por una EJL de las fabricadas para 16mm: craso error. Incluso la EJL de 250 W, para 16 mm, pese a su mayor potencia, proporciona menos luz en pantalla que la ESC de 200W, pues su parábola dicroica está concebida para concentrar el flujo luminoso en un cuadro de mayor tamaño.
7) PORTAOBJETIVOS DE APERTURA TOTAL, que deja totalmente libre el canal de la película. 
8) SONIDO ÓPTICO, adicional al sonido magnético. Aunque el amplificador lleva salida para una etapa exterior, es lo suficientemente potente, con 25 watios, con controles independientes no sólo para graves y agudos, sino también, algo inédito en cine de Súper-8, para frecuencias medias (centradas alrededor de 2Kz), para mejorar la audición de la palabra hablada en salas de acústica pobre. 
De origen, el Fumeo 9119 viene con cabezal magnético para la pista principal, pero opcionalmente existen cabezales estereofónicos.  
9) ASOMBROSA ESTABILIDAD DEL SONIDO, conseguida con un volante de inercia, en el extremo del cabestrante, individualmente afinado, y ¡con cerca de dos kilos de peso!
y 10) INAUDITA ESTABILIDAD DE IMAGEN, lograda, tal vez, gracias a un movimiento de arrastre mas lento que en el Beaulieu, lo que, como inconveniente,  le obliga a usar palas de 60 grados (igual que en el Elmo GS1200), en lugar de, por ejemplo, las de 40 grados, del Beaulieu o el Fujicascope SD25.
UN PROYECTOR ¡¡¡CON OLOR VARONIL!!!.
Hubo una época en que cada aparato, incluso hogareño,  tenía su olor característico. El Fumeo 9119 mantiene esta tradición. Probablemente influyen tanto el tipo de motor, de inducción (con velocidad constante marcada por la  frecuencia de la red eléctrica), como  las gotas de aceite que hay depositar, cada 40 o 50 horas de uso, sobre el fieltro ubicado en el mecanismo de intermitencia. 
El efluvio que desprende el Fumeo 9119 en funcionamiento ejerce tal efecto en el proyeccionista que, conjuntado con la visión del crono a la vista, mesmeriza y consigue una especie de atracción sacramental.
CARACTERÍSTICA EXCLUSIVA.
Las dos uñas de arrastre enganchan las perforaciones no encima de la ventanilla, como en el resto de los proyectores, sino debajo de la misma, justo igual que en la mejor cámara de cine jamás fabricada: la Fujica ZC1000.  
FUMEO 9119: CONSTRUIDO PARA DURAR.
Ya desde hace unas décadas tenemos la desgracia de vivir bajo la dictadura de la "obsolescencia programada". Esta desgraciada filosofía no afecta, sin embargo, al Fumeo 9119: su construcción metálica, con elementos mecánicos sobredimensionados, y un uso muy limitado de la electrónica (muy sencilla, además, con componentes que se pueden encontrar en la tienda de la esquina), consigue el milagro de que un Fumeo 9119, bien cuidado y lubrificado de forma regular, pueda durar para siempre



No hay comentarios:

Publicar un comentario