viernes, 3 de febrero de 2017

DE LA CORUÑA A HIROSHIMA: BIP BIP EN TECHNICOLOR


EL CORRECAMINOS Y EL COYOTE EXCLUSIVAMENTE EN TECHNICOLOR

Hay encargos que a uno, desde la sección de Cinemateca de Galicia IB Cinema, le motivan especialmente, como el que estoy preparando para mi cliente desde hace varios años el ayuntamiento de Hiroshima, desde que trabé contacto con ellos cuando estrenamos allí, en su Festival de animación, mi producción “Minotauromaquia: Pablo en el laberinto”, escrita y dirigida por el genio Juan Pablo Etcheverry.
En esta ocasión, me han solicitado un programa de unos 70 minutos, con títulos o bien en película de 16 mm o bien de 35 mm, centrado en el Correcaminos Bip Bip y el Coyote,  con otras dos condiciones: 1) todos los cartoons tienen que estar dirigidos por el gran Chuck Jones; y 2) los positivos exclusivamente con tirajes en imbibición Technicolor.


COMO SE HACE UN PROGRAMA DE CARTOONS DE IB CINEMA

Primero, consultando la base de datos, efectúo una selección con un metraje un veinte por ciento superior al solicitado por el cliente, por si, cuando chequee los positivos, detectase algún problema. Hay que tener en cuenta que buena parte de mi archivo lo componen originales de la época de su estreno, esto es, con décadas a sus espaldas, por lo que puede ser que alguna obra padezca algún problema que requiera atención (piquetes, por ejemplo) o que, en el peor de los casos, esté aquejada del síndrome del vinagre (el tan temido SIDA del triacetato al que tan propenso en el Technicolor): si detecto el síndrome del vinagre suelo seleccionar otro título (aunque a veces no es posible). ¡Menos mal que en este caso tengo un buen ayudante!, como puede verse en el fotograma inferior :-)

BÚSQUEDA EN LA CINEMATECA DE GALICIA IB CINEMA
Después, bajo a la planta inferior, al archivo, y busco los rollos elegidos, en una tarea a veces engorrosa pues hay títulos que se encuentran en la base de las columnas: cada cinco rollos pesan, aproximadamente,  unos 25 kilos.



REVISIÓN EN MOVIOLA.

Una vez en la sala de montaje, consulto la “hoja de repaso”, leo las anotaciones de la última vez que fue proyectado y, o bien en moviola, o bien en la mesa de repaso, procedo a la revisión individualizada. Como cualquier distribuidor cinematográfico, siempre mando los rollos de película en sus cajas individuales introducidos en sus tradicionales sacas (si el envío es para España, Portugal, Francia o Italia) o en embalajes de cartón (para el resto del mundo), con una excepción: el CGAI de La Coruña, pues, como no ignoro que en ese centro sólo hay (o había) dos proyeccionistas (que además atienden otros menesteres), prefiero, en general, mandarles las películas montadas en bobina, para "echarles una mano".


GESTIÓN DE DERECHOS.

Los derechos non theatrical de ciertos títulos de mi archivo están en mi poder, pero no para fuera de la Unión Europea. Siempre y cuando el derecho sea propiedad de un tercero, me pongo en contacto para avisarles del día y lugar de proyección, a fin de recibir la autorización que recibo tras el ingreso económico en su cuenta (en el mundo de la distribución los pagos son siempre por adelantado). Suelo tramitar todo desde Inglaterra.

PROYECCIÓN DEL PROGRAMA.

Para clientes especiales, como es este el caso, reviso en proyección cada título antes de enviarlo. Si lo solicitan, escribo un folio explicativo del contenido del programa, en español o inglés.  Finalmente, empaqueto todo y aviso a una mensajería. En una institución oficial ¡necesitarían cinco personas para hacer lo que hago solo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada