lunes, 6 de febrero de 2017

FILMACIÓN CON LUZ AMBIENTE TENUE (PRIMERA PARTE)

El Zeiss Planar de 50 mm, con su increíble abertura de f 0.7, ha pasado a la historia como el objetivo más luminoso jamás fabricado. Desarrollado para la NASA, únicamente se produjeron 10 unidades. Dos o tres de estas ópticas acabaron en las manos del gran y admirado Stanley Kubrick que, gracias a ellas, pudo filmar la secuencia de las velas de "Barry Lyndon" sirviéndose sólo de la luz ambiente (consiguió, entre otros, el Óscar a la mejor fotografía). Zeiss se quedó con una unidad y el resto fueron a la NASA, así que es posible soñar con que nos toque la lotería y que salgan algún día en venta por EBay (como ocurrió con una de las lentes que se usaron para HAL9000).
Actualmente, sin embargo, se pueden obtener resultados similares, sin un objetivo que abra tanto, gracias a la espectacular película Kodak Vision ¡¡¡de 500 ASA!!!
Es menester aclarar que, en digital, exponer con poca iluminación, con los sensores actuales, se encuentra al alcance de cualquier bedel de colegio mayor: lo difícil es lograrlo en cine pues la película es un material fotosensible, por lo tanto, es menester contar con una cierta luz para exponer la emulsión en condiciones: de ahí el mérito de Kubrick y de otros maestros de la luz.
Para filmar en Súper-8 con luz ambiente conviene emplear también, como veremos próximamente,  objetivos muy luminosos (de hasta f 0.9), combinados con aperturas de obturador más grandes (de hasta 230 grados) y otras técnicas. También, en la actualidad, se puede rodar en Súper-8 con la Kodak Vision 500, en negativo, así como, en inversible, forzar dos diafragmas, a 400 ASA, la película Fujifilm Provia 100 (la Provia 400 estará muy pronto disponible). Todo ello, en cuanto a color, pues en blanco y negro hay más posibilidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada