sábado, 4 de febrero de 2017

FUJICA ZC1000 CON GRANANGULARES EXTREMOS INCLUSO EN ANAMÓRFICO


 La Fujica ZC1000, aparte de ser indestructible, posee una serie de refinamientos técnicos que la vuelven, en mi opinión, en la mejor cámara de cine jamás fabricada: filmación marcha atrás sin variación en la línea de encuadre, obturador variable doble (uno de ellos, de espejo oscilante), contador digital de fotogramas, presor incorporado, gama de accesorios sin parangón y montura de tipo C, para objetivos intercambiables

Fujifilm diseñó para la ZC1000 dos objetivos extraordinarios, ambos con el admirable revestimiento EBC:
1) el objetivo normal de diez aumentos, con macro en cualquier focal y diafragma iris;
y 2) el supergranangular sin distorsión de 5.5 mm, también con macro.  En la fotografía siguiente, se puede ver a mi Fujica ZC1000, en el norte de Groenlandia, con su objetivo normal y el descomunal anamórfico Iscorama 54, con el controlador intervalométrico en su parte superior, filmando la noche ártica. 

Sin embargo, gracias a la montura C, la ZC1000 permite, con los adaptadores correspondientes, utilizar cualquier óptica de fotografía y cine. En este sentido, una de mis combinaciones favoritas, para rodar en formato anamórfico, es acoplar el Leitz Cinegon de 10 mm (el non plus ultra de los objetivos cinematográficos) con el Iscorama-36.  A veces, rodando en Scope, necesito un factor granangular mayor; para ello, añado al conjunto descrito un descomunal Century Precission (que exige colocar el  primario en ligero macro, para disparar a foco). ¡Me recuerda a HAL 9000!, como puede verse:




Rodando en formato académico, en las ocasiones en que necesito un granangular super extremo, la mejor opción es el Century Precission de 3.5 mm que, aunque concebido para ser usado en 16 mm, proporciona en la ZC1000 un resultado inaudito (ciertas tomas de mi documental "El milagro de la Vera Cruz" fueron rodadas con este objetivo(:

Como del Century Precission se produjeron poquísimas unidades, y dado que no se le puede acoplar filtro protector, no me gusta sacarlo al exterior; prefiero, al aire libre, combinar el Fujinon 5.5 mm con el conversor Canon pequeño:

O, si la imagen va ser telecinada a cuadro completo, el mas pesado conversor Canon grande:




Ambos Canon proporcionan una calidad de imagen muy buena dado que están revestidos con el procedimiento Spectral Coating, patente de la casa.
Pero si necesito un granangular todavía mas extremo, entonces recurro al conversor de Scheider. Con este, sin embargo, hay que evitar luces puntuales pues carece de revestimiento antirreflejos.

Una calidad excepcional  se consigue con el granangular Angenieux de 5.9 mm, concebido originalmente para 16 mm. Sin embargo, como tampoco está concebido para usar con filtro, casi nunca lo uso en exteriores.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada