sábado, 18 de febrero de 2017

PERMANGANATO DE POTASIO

Preparando los peligrosos compuestos químicos.
Esta mañana de sábado, a temprana hora, fui primero a FOTO ARTÚS, a entregar para su revelado (con positivos en papel químico) un carrete Fujifilm 400 NPH; de paso, me acerqué a la centenaria Droguería Villar (fundada por un pionero coruñés de la fotografía estereoscópica),

Droguería Villar: llegué empapado, tras acercarme caminando desde Foto Artús


pues me quedé sin permanganato de potasio, que necesitaba en el laboratorio de cine de la Cinemateca de Galicia-IB Cinema para revelar una pequeña prueba de 5 metros de película que he disparado con una cámara que me han regalado nueva, en su caja de origen, tras treinta años sin uso (el propietario sólo llegó a filmar con ella dos o tres cartuchos: ya hablaré en su momento de ella).
Espero que mi esposa no lea este comentario pues me tiene totalmente prohibido manipular tanto este producto, como otros que son imprescindibles para el revelado (esto es la causa que, desde hace cinco años, ya no revele mas que pequeñas pruebas de película de cine). Alguno de los compuestos son tan dañinos que casi  podría decirse que producen cáncer con sólo mirarlos.
Este producto no me queda más remedio que pedirlo a Alemania.
También, mi esposa, no me permite usar tricloroetileno, fundamental ingrediente de una de las fórmulas que empleo para limpiar películas de poliéster. El tricloroetileno no se puede fabricar en la Unión Europea pero sí vender, de forma que mi proveedor, Droga Conde, supongo que lo importará de China.
Saliendo del laboratorio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada