domingo, 18 de junio de 2017

BOLEX 160 MACROZOOM: LA ÚLTIMA OBRA MAESTRA SUIZA

Otro de mis diseños de cámara favoritos, en Súper-8, es el de la Bolex 160 Macrozoom, el modelo cumbre de una gama de tres modelos que la mítica firma suiza, todavía activa en el mundo del 16 mm,  iniciara en 1967 con la Bolex 150. Recuerdo, de niño, ver una de estas cámaras en un establecimiento fotográfico que había entre Docampo y la central de la Caja de Ahorros, en Rúa Nueva, de La Coruña. 
Las Bolex 150, 155 y 160 llaman poderosamente la atención pues, en todas ellas, el cartucho de Súper-8 se introduce en el compartimento superior de la cámara, siendo la imagen desviada por un semiprisma a 90 grados. 
Los tres modelos vienen con un objetivo Kern Switar, de altísima calidad, pero tanto en la 155 y en la 160 fueron los primeros del mundo, en Súper-8, en conseguir macroenfoque de modo continuo desde infinito hasta sólo 30 mm
Tanto el enfoque como la variación de la distancia focal es también poco convencional, con mandos giratorios laterales. 
Lo mejor de estas Bolex (que no deben ser confundidas con otras construidas en Japón o en Austria), es que la propia fábrica, en Suiza, medio siglo después de haber salido de fábrica, ¡¡¡todavía sigue haciéndoles el mantenimiento!!!, fabricando cualquier componente que fuera necesario.
Anuncio publicitario de la época, que muestra las posibilidades de macroenfoque de estas Bolex:

No hay comentarios:

Publicar un comentario