sábado, 24 de junio de 2017

HEURTIER STEREOVOX: EL PROYECTOR MÁS LOCO JAMÁS FABRICADO

Cuando Heurtier presentó el Stereovox, en 1977, su consola de mandos hizo palidecer de envidia a los técnicos de Hollywood, al igual que su diseño tan cinematográfico que conjugaba la última tecnología, de los entonces novedosos LEDs, junto con mecánicas arcaicas (¡encomiéndose uno a Dios en caso de que se necesite acceder al interior del aparato!), y artesanías propias de joyeros, en lo que ya entonces era un diseño retrofuturista.
UNAS PALABRAS SOBRE HEURTIER.
Heurtier, para quien lo desconozca, fue una firma francesa que desde los años treinta y hasta 1981 fabricó algunos de los proyectores de cine mas sorprendentes jamás concebido. Un día escribiremos de sus aparatos triformato (para 8, 9.5 y 16 mm), presentes en la colección de la Cinemateca de Galicia/IB Cinema, o del primer proyector estereofónico, el ST42, ¡fabricado en 1972!, muchos años que los japoneses, que consiguió lo que Kodak, inventora del formato, decía que era imposible: grabar sonido en la pista de compensación para conseguir la estereofonía en Súper-8.
La familia propietaria de Heurtier cerró su fábrica en 1981, justo antes del impredecible colapso del súper-8, debido a que sus patentes principales expiraban y podrían ser usadas libremente por cualquiera. Este azar del destino les salvó de la ruina.
UN PRESOR CON RUBÍES.
Como es tradicional en los proyectores franceses, y en algunos alemanes, el Stereovox cuenta con presor trasero: se trata de una golosina técnica es muy importante para proyectar películas de distintos grosores en una  misma bobina sin necesidad de corregir el enfoque en proyección. ¡Ningún proyector ni de 35 mm ni de 16 mm se llegó a fabricar así!, por increíble que parezca. 
Lo mas asombroso, y único en el mundo, es que el presor cuenta con dos auténticos rubíes encastrados justo antes y después del ventanuco de proyección, con objeto de mantener perfectamente plana la imagen del fotograma a fin de poder emplear objetivos de muy alta luminosidad, muy críticos con el enfoque. Esta ingeniosa locura, sin embargo, impide proyectar material recién revelado, con la emulsión blanda, pues se raya.
OTRAS DELICIAS.
El Stereovox trae de origen el famoso objetivo de focal variable Scheneider Xenovaron de 12 a 30 mm, pero no el de 1.1, sino el de 1.3, técnicamente mas nítido. Los vúmetros, de LEDs, ¡en 1977! causaban sensación y resultaban casi hipnóticos.
A diferencia de proyectores de otras marcas, incluso de años posteriores, en el Stereovox no se necesita de un cable exterior para transferir el sonido de una pista a la otra: ¡se logra simplemente presionando un botón! 
TRES CABEZALES.
El Heurtier Stereovox cuenta con tres cabezales magnéticos, siendo Heurtier la primera marca en incorporar esta golosina (posteriormente, fue incluida en sólo otros dos aparatos:  el Bauer 610 Microcomputer Stereo y el Beaulieu Stereo).  Gracias al tercer cabezal, la máquina no sólo consigue grabar con efecto eco, sino que, todavía mas importante,  permite ir escuchando, tan pronto como se hace en una sesión de grabación,  la mezcla sonora en sobreimpresión que registran los cabezales inmediatamente precedentes, para comprobar que la superposición sonora se encuentra en el porcentaje correcto (es una particularidad que, aunque no se vaya a usar nunca, o que actualmente se consiga fácilmente con un ordenador, para quienes valoramos estos ingeniosos diseños setenteros y nos gusta grabar el sonido de la forma mas artesanal posible,  es una auténtica delicia).
ANSELM VIDAL: EL MAYOR EXPERTO EN HEURTIER.
Mi amigo, el ingeniero barcelonés Anselm Vidal, forofo de Bolex y Beaulieu, y orgulloso propietario de una Fujica ZC1000, es también el mayor experto mundial en Heurtier: posee varios proyectores, de distintos modelos, a los que ha incorporado distintas mejoras diseñadas y fabricadas por él.



4 comentarios:

  1. No exageres querido Ignacio. Puedo saber cuatro cosas de mecanica y electronica lo que pasa que mi imaginacion me lleva a rozar los limites de lo posible pero a cambio de hacer muchos disparates y errores.
    Un detalle que no citas es que la gran cualidad de este proyector con respecto al sistema de cabezales tripe que si citas ,no solo sirve para efectos de eco o rever sino al igual que en los magnetofonos profesionales las tres cabezas solo la tienen este, el Bauer microcomputer estereo y el Beaulieu. Gracias a esta tercera cabeza se puede oir lo que queda grabado, o sea,la salida de señal real y no solo lo que entra que es irreal en cuanto a calidad ,siempre superior claro . Grandes proyectores presumiendo de apoteosica presencia como el gran Yelco / Fujica quartz o el Elmo GS 1200 no disponen de tal cualidad.

    ResponderEliminar
  2. Creo que el 1,1 siempre ha pecado de poca profundidad de campo como ocurre en todos esos que tienen gran apertura. Yo particularmente tambien prefiero los 1,3 pues me permiten mas independencia en cuanto al ajuste fino del enfoque pues te dejan un margen de error un poco mayor y no se ha de estar tan pendiente a media proyeccion de ajustar de nuevo cuando el presor se ha dilatado por la temperatura y los parametros de focal han variado.

    ResponderEliminar
  3. Realmente es un proyector loco loco. Tiene una mecanica de "varillas y tijeras" como decia mi padre de las mecanicas de soluciones de rebrinque .
    Aparte de las muchas cosas que te sorprenden al desmontarlo hay una en particular que es un asesinato a la logica de la ingenieria " ergonomica ". No puede ser que una averia a la hora de repararla represente mayor problema llegar a acceder a ella que a solucionarla !
    Concretamente me refiero a un mecanismo que destaca por estar hecho radicalmente con el culo. Es una varilla que se desplaza por entre 2 chasis.En este proyector la carcasa y el chasis actuan de subchasis , no se sabe cual de los dos es el merecedor de afecto ya que solo al sacar la tapa de motores el proyector se te va de las manos , todo empieza a moverse ... Como decia, esta varilla tiene la encomiable mision de que al enebrar el proyector en auto separe el presor y el guiador de cabezas.
    Cuando se suelta o atasca es tal el trabajo que representa acceder al mecanismo que mejor perforar uno de los subchasis y cortarla en dos para suprimir su efecto sobre la cabeza.
    Me reboto en casos de diseños hechos con tan mala folla. Grandes fabricantes , que casualidad NO Alemanes, adolecen de tales amables detalles. Un ejemplo , ¿alguien ha cambiado un sinfin caduco de un Bell & Howell ? es una autentica putada su sistema de desmontaje. En el mio cuando sucedio el clasico desintegro de dicha pieza por caducidad no procedi de forma convencional sino que practiqué un corte por delante de manera que el cojinete se extrajese facilmente y en 10 min. Se solventa asi un trabajo de hora y media ! Esto lo publique hace tiempo en el Foro 8 porque realmente es una buena idea.

    ResponderEliminar
  4. Sí hay proyectores de 16mm. con el presor trasero. Te cito los Siemens y los Philips, no las copias de Bauer P6 que se vendieron con nombre Philips, entre otros, si no los legendarios EL5001 y EL 5100 y sus versiones, entre ellas las de cabina. Los Philips, además de presor trasero, tienen ajuste variable de la presión.

    ResponderEliminar