viernes, 3 de marzo de 2017

¡ANTES QUE KODAK! VIDEOASISTENCIA TERMINADA PARA LA FUJICA ZC1000

Uno de los hándicaps de las cámaras de Súper-8 es que el operador debe filmar con el ocular pegado a su ojo. Esto, para algunas tomas, conlleva ciertas limitaciones: por ejemplo, cuando se filma a ras de suelo o con la cámara sobre elevada, amén de impedir rodar con un dispositivo de steadycam. Esta restricción, la hemos resuelto desde IB Cinema.
CADA PROBLEMA TIENE UNA SOLUCIÓN.
Por cuatro pavos, trabajando con mi amigo Javier Suárez, y ayudado por Marcos Fernández Eimil y André Egido (así como el vecino de la nave de al lado), hemos, por fin, solucionado el capital inconveniente superochístico, culminando con éxito un dispositivo de videoasistencia compatible con las dos mejores cámaras de cine en paso estrecho: la Fujica ZC1000, de Fujifilm, y el modelo que le sirvió de inspiración, la Leicina Special de Leitz. ¡¡¡Lo hemos conseguido antes que Kodak!!!, pues la multinacional no comercializará su cámara de Súper-8 con video asistencia hasta dentro de unos meses.
CUATRO PAVOS.
Literalmente, es lo que costó el desarrollo (sin incluir el tiempo, claro está); cuatro pavos.  El monitor LCD en color, originalmente concebido para coches, lo suministró Amazon ¡por 20 euros!, incluyendo el porte; la caja para la batería (para proveer a la camarita del vídeo del visor y al monitor) se trataba de un excedente informático ya sin uso mientras que su pulsador ¡con luz LED! fue reciclado de un portátil antediluviano; la correa, de cuero genuino con hebilla ajustable, la fabricó y remachó mi zapatero por 7 euritos. De la tornillería salí avergonzado por el gran tiempo que dedicaron y lo poco que cobraron: ¡30 céntimos!
MONITOR SOBRE CÁMARA O EN BRAZO MÁGICO.
El conjunto de videoasistencia para Súper-8 ya está terminado y probado: funciona a la perfección. Y eso que nos topamos con varias dificultades, entre las que destacaría:
a) en la ZC1000, a diferencia de las demás cámaras con excepción de las Beaulieu, la abertura del diafragma altera el brillo del visor;
b) como tiene, la ZC1000, obturador de espejo oscilante, el centelleo resulta visible en el monitor, especialmente a 18 y 12 fotogramas por segundo.
Para filmaciones a distinta altura que el operador (¡que siempre, en fotoquímico, es uno!), el monitor se coloca en un denominado, en el sector, brazo mágico, que se sujeta en la rosca superior de la cámara.
Para rodajes con steady, es el propio monitor el que puede ir sujeto a esa rosca; naturalmente, su soporte permite inclinarlo o ladearlo ¡y hasta voltearlo 160 grados! para casos en los que el propio operador sea el  objeto de la filmación.
MUY PRONTO: LA COMERCIALIZACIÓN.
A la vista del éxito, ya estoy buscando con Javier Suárez componentes nuevos de alta calidad (con un monitor mejor que incluya su batería en la parte posterior) y un cargador ultra rápido. El conjunto se entregará a los cineístas en un paquete listo para su uso con montaje y desmontaje en menos de cinco minutos, en versiones para la Fujica ZC1000, la Leicina Special, prácticamente toda la gama Braun Nizo y Bauer, las Canon 1014 XLS y 814 XLS, así como las dos Nikon.
SÚPER-8 EN LA ERA DIGITAL
Una auténtica gozada, este logro, que nos ha permitido el disfrute de poder mezclar  la tecnología del siglo XXI con la del siglo XIX, ¡y ver como todo funciona según ha sido diseñado!

No hay comentarios:

Publicar un comentario