viernes, 31 de marzo de 2017

SÍNDROME DEL VINAGRE: EL SIDA DE LAS PELÍCULAS

Los positivos cinematográficos que salieron en los laboratorios desde principios de los años noventa hasta nuestros días están, en su mayor parte, tirados en soporte de poliéster, el cual es prácticamente eterno y, además,  inmune a los hongos. En cine de paso estrecho Fujifilm fue una pionera en el uso del poliéster pues, desde abril de 1965, todas sus películas Fujichrome y Fujipan lo han empleado como base en el formato Single-8.
Walt Disney, en vida, también instó a Kodak para que las películas que se pasasen en sus parques temáticos, como parte de sus atracciones, fueran hechas en soporte de poliéster: ¡algún coleccionista dispone de material Disney en poliéster e IB Technicolor, el sumun de la calidad y longevidad!
Nitrato: el cine como material explosivo, en "Malditos bastardos"
NITRATO
Desde el siglo XIX, y hasta principios de los cincuenta del pasado siglo, la mayor parte de los tirajes en 35 mm se hacían en nitrato, un soporte inestable, muy inflamable y peligroso. Tarantino, gran coleccionista cinematográfico, y propietario de un cine en en Los Angeles donde se proyecta exclusivamente en 35 mm y 16 mm, rinde un homenaje a este tipo de soporte en "Malditos bastardos", en la escena en que la gerente del cine parisino y su proyeccionista negro prenden fuego a su colección de películas para acabar con la plana mayor nazi.
El nitrato, si se conserva a muy baja temperatura, puede durar muchísimo, y aun hoy la Eastman House, la fundación de Kodak en Rochester, organiza anualmente un festival de películas en blanco y negro en nitrato. ¡No hay experiencia mejor que ver un nitrato en blanco y negro proyectado no con luz de xenón, sino con electrodos de carbono! Una exquisitez imposible de apreciar por las retinas prostituidas por el digimerde.

Síndrome de vinagre: foto de hace año y medio, antes de recibir mi tratamiento


TRIACETATO.
Como la manipulación del nitrato es tan peligrosa, a principios de la década de los cincuenta la industria lo sustituyó por el triacetato de celulosa, un soporte considerado seguro por las compañías de seguros dado que, en caso de incendio, se auto-extingue. El triacetato, o incluso el diacetato, se llevaba usando desde 1923 en 16 mm y 9.5 mm, y desde 1932 en 8 mm.
Los nazis tenían su propia película de seguridad, de la que tengo varias bobinas,  pero eso es una historia para otro día.
El triacetato tiene, sin embargo,  un estigma: si tras su revelado no se lava correctamente, o se trata con sustancias que atacan el plastificante de la base,  o se conserva en situaciones de calor y humedad, inicia una forma de decadencia (irreversible en fases avanzadas) conocida como "síndrome del vinagre", que degrada la base de película de acetato (también pasa esto con el nitrato.
Los síntomas del síndrome del vinagre son un olor acre de vinagre (de ahí el nombre), seguido eventualmente por el encogimiento y la fragilización de la gelatina de la emulsión. Una vez que comienza en serio, la vida restante de la película es corta porque el proceso se acelera a medida que avanza; por ello, es muy importante el diagnóstico precoz.

Síndrome de vinagre: fotografía tomada hoy, con el tratamiento ya completado, y en espera de la siguiente fase. La mejora del soporte se aprecia a simple vista.
SOLUCIONANDO EL PROBLEMA.
En la vasta colección de miles de bobinas de 35 mm y 16 mm de la Cinemateca de Galicia-IB Cinema, pese a que el material se conserva en un ambiente seco y fresco, de vez en cuando me topo con el "síndrome del vinagre". Si se encuentra en sus fases iniciales, lo primero es apartar el título infectado a una sala especial (¡pues es contagioso a otras películas de triacetato o nitrato!, de ahí que se le llame el SIDA del cine). Después, someto la película  a una serie de tratamientos químicos, durante año y pico, con los que, a veces, logro detener por completo el síndrome, o bien, su aplazamiento y ralentización.
Gracias a estos trabajos he conseguido salvar y recuperar material importantísimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario