jueves, 27 de julio de 2017

¿MERECE LA PENA VER DUNKERQUE UNA TARDE DE VERANO?

Tardes de playa, noches templadas... ¿vale la pena encerrarse en un cine para ver "Dunkerque"? ¡¡¡Sin dudarlo!!! Se trata del estreno cinematográfico más importante no del verano, sino de la temporada. Cuando aseguramos esto de la última obra maestra del  genio Christopher Nolan, lo hacemos plenamente conscientes del verdadero significado de lo que se quiere decir: "Dunkerque" es no un vídeo, sino una película, íntegramente filmada y acabada con tecnología fotoquímica.
EL ESTRENO DE GRAN FORMATO MAS IMPORTANTE EN UN CUARTO DE SIGLO.
El éxito de "Dunkerque" es muy importante para los futuros rodajes y estrenos en 70 mm.  Por cierto, dicho sea de paso, resulta curioso el uso que tanto Tarantino, y su glorioso Ultrapanavision 70, y Nolan le dan al 70 mm, empleándolo en interiores reducidos) Sólo en Estados Unidos, "Dunkerque" está siendo exhibida en 31 salas de IMAX de 70 mm con 15 perforaciones y en 109 salas con 70 mm de cinco perforaciones, consiguiendo de este modo ser el estreno de gran formato cinematográfico mas importante del último cuarto de siglo. Además, no sólo se estrenó también en 50 salas en 35 mm anamórfico, sino que, según mi fuente en Fotokem, el único laboratorio cinematográfico de Los Angeles, se han hecho un pequeño número de positivos en 16 mm. Y Nolan tiene previsto sacar un corto tiraje en Súper-8 Scope también,  paradójicamente ¡en Alemania!
EN ESPAÑA, EN BARCELONA: ¿DÓNDE, SI NO?
Si bien como realmente se disfruta de esta película es en 70 mm de 15 perforaciones (en verdadero IMAX, no el de mentira, en "digimerde"), el siguiente escalón es en proyección de 70 mm de cinco perforaciones.
En este asombroso paso cinematográfico, una vez popular,  se puede disfrutar en un sólo cine de España, el Phenomena de Barcelona, del enamorado del soporte argéntico Nacho Cerdá.
Pocos saben, además, que el propio Chistopher Nolan disfrutó en la sala Phenomena de un pase privado para verificar que la proyección se haría en las estrictas condiciones de imagen y sonido por él especificadas. ¡Ni Tarantino llega a tanto! Esto es algo a lo que sólo se acercaba el Kubrick de los últimos tiempos, que contrataba a "ojeadores" para que fueran a vigilar la calidad de exhibición, reservándose él la supervisión de las salas mas importantes del mundo.
Si el lector ya ha visto "Dunkerque" en digimerde, no se aflija: que viaje a Barcelona y la vea de nuevo en 70 mm; es otra experiencia, otro mundo. Es la misma diferencia de, por ejemplo, ver "La creación de Adán" en la Capilla Sixtina a verla reproducida en offset en papel de periódico.
No obstante, hay que recalcar que Nolan recomienda apreciar su obra en 70 mm de 15 perforaciones. En Londres, adonde se puede volar a veces mas barato que a Barcelona (desde mi ciudad, La Coruña), la sala ha sido también supervisada personalmente por el propio director. Ya no es únicamente el hecho de que la resolución de la imagen es nueve veces mayor que la ofrecida por el digimerde, sino que, además, proyectada en argéntico de 70 mm 15 perforaciones, es la única forma en que las retinas de espectador pueden gozar con la riqueza orgánica que es capaz de ofrecer, como en el caso de "Dunkerque",  un positivo cinematográfico Kodak copiado no de un internegativo, sino del propio negativo original. ¡¡¡Estamos hablando de positivos de primera generación!!!, cuidadosamente revelados (al menos, los de 70 mm 5 perforaciones, que es el que podemos ver en España)
LOS VALORES DE "DUNKERQUE"
Durante la II Guerra Mundial, en Dunkerque quedaron aislados casi medio millón de soldados en su mayor parte británicos (algo mas de cien mil eran franceses), cercados por los nazis, inmensa tropa cuya evacuación era imposible con barcos militares que, por tamaño, eran presa fácil de los submarinos y la aviación de Hitler.
Christopher Nolan relata magistralmente el patriotismo de civiles ingleses que, aun a riesgo de su propia vida, y pese a la edad (casi niños o bien ancianos), consiguen, con cientos de viajes en pequeños pesqueros o embarcaciones de recreo de todo tipo, cruzar el Canal de la Mancha para traer a suelo británico a unos soldados que estaban abocados a una muerte segura: el espectador siente su miedo, su claustrofobia, en multitud de secuencias, como la del piloto atrapado en un Spitfire que se hunde, cuando los soldados escuchan el ruido de los Stukas que se acercan o el sonido metálico de los disparos al aire: Nolan, sin sangre, sabe transmitir que la guerra es una experiencia horrible que nadie tendría que vivir.
Si uno fuese inglés, tras ver "Dukerque",  ¡saldría orgulloso del cine!, orgulloso de su patria, de su pueblo y de directores como Nolan que son capaces de enseñar, desde la gran pantalla, valores como el honor y el esfuerzo, que parecen tan distantes hoy de las jóvenes generaciones (al menos, en España).





LA EPOPEYA DE RODAR "DUNKERQUE".
Algunos espectadores barbilampiños se quejan de que, en "Dunkerque", apenas si se ve sangre. Nolan no necesita primeros planos explícitos para narrar el horror de una guerra. Unos sonidos de disparos, un cuerpo cayendo, bastan. También, a las jóvenes generaciones, acostumbradas a ver toda clase de vehículos armamentísticos de imposible diseño, les sorprende su frugalidad en "Dunkerque". A estos espectadores hay que explicarles que nada de lo que ven en la película de Nolan es virtual, nada hay de imagen generada por ordenador. Los aviones de época, los buques, el armamento, es todo real, piezas de museo, o, en algún caso, recreaciones físicas fabricadas a distintas escalas. También el personal de reparto, incluso el mas lejano, es de carne y hueso, no IGO (imagen generada por ordenador).
Un proyecto de esta envergadura, con cámaras de media tonelada, y película cinematográfica de gran formato sólo podrían llevarlo a buen puerto muy pocos directores, conocedores, como Nolan, de todas y cada una de las técnicas que confluyen en el complejo mundo argéntico. Este mamar el cine desde el Súper-8, por parte de Nolan,  se nota en multitud de detalles, hasta que, en "Dunkerque" ¡la película tiene topos a final de cada rollo!
35 MM NO, ¡¡¡65 MM IDIOTA!!!
Casi todas las películas que se han estrenado durante los últimos años en 70 mm han sido rodadas sólo parcialmente en 65 mm: el grueso lo fue en 35 mm. y,  tras la postproducción, positivadas en 70 mm. Christopher Nolan, como sólo podría hacer un maestro de maestros, rodó, como hiciera Tarantino con "Los odiosos ocho", con colosales cámaras para película de 65 mm, alguna de ellas sin visor réflex (sólo existen 4 cámaras de 65 mm con visión a través del objetivo en el universo mundo, en toda su redondez). Rodar en 65 mm es una tarea ciclópea: las cargas de estas cámaras son de unos pocos minutos, hay algún modelo que pesa media tonelada y la película se tiene que enviar en avión para su revelado, de forma que todo, tanto técnica como artísticamente, tiene que salir bien a la primera: no hay margen para el error.
En la escena en la que el piloto se hunde con su Spitfire ¡Nolan descubrió con horror que el agua salada había penetrado en el cartucho que contenía la secuencia rodada! (el blindaje en teoría hermético de la cámara ¡tenía una entrada!)
¿Habría que volver a repetir las tomas? Los científicos de Kodak aconsejaron al director mantener la película en agua en su traslado al laboratorio de Los Ángeles. Ya en Fotokem, se aplicó un lavado especial a la emulsión antes de su revelado de forma que se consiguió salvar toda la secuencia. Incluso la cámara se ha restaurado. Este milagro, en digimerde, muy probablemente no se podría haber logrado.
LA TANQUILLA ACOMPAÑA.
¿Una película bélica que apela a la solidaridad y lealtad en estos tiempos de blandenguería epicúrea? Además, no aparecen soldados americanos y los efectos especiales son a la antigua usanza. Un rodaje de cien millones de dólares con, por añadidura, un estreno costoso, que exigía de Warner el pago por adelantado de positivos cinematográficos de gran formato. La verdad, es que "Dunkerque" fue una apuesta arriesgada, en la que Nolan se jugaba su futuro.
Warner se conformaba con recaudar 40 millones durante el fin de semana. Sin embargo, el boca-oreja de los espectadores funcionó y la recaudación global de la película consiguió superar todos los costes: ¡ingresos de mas de cien millones en los tres primeros días!, en pleno verano.
LOS ACTORES Y LA PARTITURA: PARTÍCIPES DEL TRIUNFO.
Extraordinario, una vez más, Kenneth Branagh, entusiasta él mismo del 70 mm (su "Hamlet" fue el último estreno en 70 mm con sonido magnético y, en muy poco, los cines podrán disfrutar con su nueva versión de "Asesinato en el Orient Express" rodado, también, íntegramente con película de gran formato). Maravilloso también el resto del elenco principal: Tom Hardy, Cillian Murphy, Mark Rylance...
Para la banda sonora, Nolan ha vuelto a confiar, acertadamente, en el compositor teutón Hans Zimmer. El diseño de sonido es, también, espectacular, ¡y eso que muchos gerentes de teatros no se atreven a proyectar la película con el volumen que Nolan especifica!
FUTURO PARA EL 70 MM.
Una vez mas, las salas de 70 mm duplican e incluso triplican los ingresos por pase con respecto a las exhibiciones en digimerde. Ello augura un brillante futuro para el cine. Si buena parte de las grandes producciones de Hollywood son rodadas con película, ahora, también, los estudios, a los que solo les interesa la pela, como se dice en Cataluña, promoverán los estrenos en gran formato (el 23 por ciento de la recaudación de "Dunkerque" en su primer fin de semana ha procedido del puñado de salas IMAX 70/15). Tal vez por ello, la Warner ha comprado, en Estados Unidos, ¡¡¡todos los proyectores para película de 70 mm!!! que se usaron para estrenar "Los odiosos ocho".
NOLAN, EL NÚMERO UNO.
Firme defensor de la tecnología argéntica, el inglés Christopher Nolan es, junto con Spielberg, J.J.Abrams o Zach Schneider, entre otros, el que mas presiona a la industria para que se siga filmando con película (él mismo es uno de los impulsores de la nueva cámara de Súper-8 de Kodak).  Amén de valorar la inigualable textura que las emulsiones argénticas pueden conseguir, bien reveladas, Nolan es consciente del valor de la tecnología fotoquímica, ya en su tercer siglo de vida, como medio de preservación a largo plazo. Por ello, y a diferencia de otros directores, que no conocen el medio cinematográfico, a Nolan no resulta extraño verlo en sitios como el congreso de la Federación Internacional de Archivos Fílmicos (FIAF), departiendo con reconocidos expertos como el Dr. Esteve Riambau, director de la mejor filmoteca española, la de la Generalitat de Catalunya.


ADDENDUM.
Mi amigo de la ciudad condal, aunque mallorquín de adopción, Felipe Andreu, me escribe tras ver "Dunkerque" en Nueva York proyectada en IMAX (70 mm 15 perforaciones):
"Tras la desgracia de ver DUNKIRK ayer por error en IMAX digital, hoy he tenido el privilegio de asistir a una proyección en IMAX 70mm/15 perforaciones en el cine AMC LOEWS LINCOLN SQUARE, en el 1998 de Broadway, NY.
He podido comprobar que el cine genuino, en celuloide, está muy vivo. Hoy la sala estaba llena, con un aforo de unas 360 personas. Tan llena estaba que, comprando la entrada 4 horas antes de la sesión, me ha tocado la segunda fila, y la primera también se ha vendido. Lo que indica que el coste del tiraje de la copia en celuloide se amortiza, si no calculo muy mal, en unas dos o tres sesiones como esta, con la entrada a 25.29$. Ayer, en la sesión digital, a la misma hora, no habría ni siquiera una quinta parte de las butacas ocupadas, menos de 60 personas.
Además, he comprobado que el digital todavía está lejos de alcanzar al celuloide de 70mm/15 peforaciones en definición y color, sólo le puede superar si acaso en luminosidad, obviamente por la ausencia de obturador.
Pero hoy me ha sorprendido la relación de aspecto cambiante, pues alternaba el 1.43:1 del IMAX 70mm con un formato más alargado, tipo cinemascope no anamórfico, con las correspondientes franjas negras arriba y abajo. Y no sólo contrastaban los cambios de formato, sino también la pérdida de definición y cambio de color al pasar del formato grande a ese más alargado encajado.
Lo del formato no sé si será un problema de ventanillas que el proyeccionista de la copia en 70mm de 15 perforaciones no ha resuelto correctamente, pues en la proyección digital no había cambios de formato, estaba todo encuadrado en uno único.
En cuanto al color, prácticamente todas las escenas del yatecito eran en cinemascope, salvo algún que otro plano, y en ese cinemascope el color del cielo y del mar tiraban a un raro verdoso/amarronado, con bastante grano, mientras que las escenas en 1.43:1 tenían unos preciosos azules y una nitidez absoluta. No sé si será un problema de etalonaje, pero en la proyección digital no lo noté, mientras que hoy se hacía evidente a simple vista, y molesto.
Creo que el operador del proyector de 70mm 15 perforaciones no ha sido muy perfeccionista. Parecía que el proyector no estaba perfectamente obturado, cosa que se ha hecho evidente con un molesto temblor vertical/doble imagen de los créditos finales. Y encima la proyección desbordaba la pantalla por la esquina inferior izquierda, perdiéndose un insignificante 1% de imagen en un rectángulo de, calculo, unos 60 cm de alto por unos 400 cm de base. Pero por insignificantes que sean unos 2m2 en una pantalla de 200m2, para mí se demuestra una falta de rigor técnico, que no me esperaba en una sala nada menos que en Nueva York. Incluyo un vídeo de la proyección, grabado con mi móvil, aunque no podía abarcar la totalidad de pantalla"

https://www.facebook.com/andreu.felipereus/videos/10211425737431458/

Moltes gracies, amic Andreu, por tu comentario y vídeo, que paso a comentar.
UNA PELÍCULA, VARIOS FORMATOS.
Nolan no pudo rodar "Dunkerque" íntegramente con negativo de 15 perforaciones pues las cámaras existentes, concebidas para documentales, son muy ruidosas para el sonido directo.
Según explicó, las filmaciones con negativo de 15 perforaciones las reservó básicamente para exteriores, con la intención de crear una experiencia inmersiva del espectador en la costa de Dunkerque. Sin embargo, por las razones técnicas ya explicadas, una cuarta parte de la película tuvo que rodarla con película de 5 perforaciones.
En mi opinión, fue un error: tendría que haberse filmado toda la obra con película de 15 perforaciones, sin sonido directo, y con doblaje en estudio.
Tras leer los comentarios de distintos amigos que la han podido disfrutar tanto en 70 mm de 5 perforaciones como en 70 mm de 15 pienso que la mejor experiencia es la que se puede disfrutar en España, en la sala Phenomena de Barcelona: 70 mm de 5 perforaciones: textura cinematográfica y resolución de 13 K --aunque el Imax de 15 performaciones ofrece una resolución de 18K-- (comparada con los irrisorios 2K y aspecto electrónico de las exhibiciones en DCP digimerde). Las positivos en 35 mm ofrecen la misma textura cinematográfica que el 70 mm con una resolución de 6K, suficiente para pantallas de hasta 16 metros de base.




9 comentarios:

  1. excelente el trabajo de nolan en filmar con camara imax 70mm.lo malo es que la distribucion a nivel mundial es en digital malo de baja resolucion.como lo dije antes en oros post la misma warner le falta el respeto al director distribuyendo su gran trabajo en baja calidad.para que se mato entones en flmar con la mejor calidad de imagen si en los cines no llega?una verdadera pena.es la decadencia de los ejecutivos de hollywood.
    ahora la pregunta del millon...decis que nolan la sacara en formato super 8 esta pelicula? sabes si hay material nuevo o si se consigue y a que precio..
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El precio de los positivos en Súper-8 Scope rondará los 1000 euros, según nos indican.

      Eliminar
    2. Sí. En versión original en inglés o doblada al alemán. Tiene un problema técnico, que están tratando de solucionar. El pistado magnético de una empresa alemana, donde harán el tiraje, no cumple con los requisitos técnicos de Nolan.

      Eliminar
    3. dios mio 1000 euros es una locura,en mi pais ese costo seria algo asi como $18.000 osea casi dos meses de sueldo.terrible lo que saldria,de esa forma jamas van a llegar a que los consumidores finales y coleccionistas a menos que sean millonarios.quizas 1000 euros alla no sea mucho pero aca es una locura.

      Eliminar
    4. Es lo malo de la película cinematográfica de súper-8: es un material muy costoso, al que, aún encima, hay que pistar magnéticamente para grabarle el audio, lo cual implica un trabajo artesanal importante. Por ello, incluso en los tiempos mas gloriosos de la Derann (años ochenta y noventa), los largometrajes íntegros en Súper-8 no fueron demasiado populares, sino solo los resúmenes o cortometrajes

      Eliminar
    5. no puedo creer que sea un material tan costoso.de todas las pelics que tengo la unica que mantiene su color original y es impresionante como se ve es 21 hs en munich,despues las demas estan viradas una lastima.en vez de hacer el esfuerzo para mantener el formato y bajarle el precio para que se venda en todo el mundo hacen lo contrario.me conformo con resumenes o lo que sea pero que tenga un precio accesible.el esfuerzo es de ellos es asi.

      Eliminar
    6. Lss que han perdido el color son todas anteriores a 1983, antes de la introducción del material LPP. En cualquier caso, antes de 1983, las AGFA eran inmunes al desvanecimiento.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar