miércoles, 12 de octubre de 2016

NUESTRA SEÑORA DE PASTORIZA, LA VIRGEN DEL SÚPER-8

En el día del Pilar, en el que mas de mil millones de personas conmemoramos no sólo el descubrimiento de América, sino también la aparición de la Virgen, en carne mortal, antes de la Asunción, a nuestro Santiago Matamoros, en Zaragoza, y precisamente en el mes en que los coruñeses peregrinamos al Santuario de Nuestra Señora de Pastoriza, inicio la escritura del guión para el documental de 18 minutos sobre este santuario tan venerado desde hace siglos por mis paisanos.
En esta ocasión,  en lugar de ir escribiendo a ritmo de proyección de cine, o de la moviola, a fin de avanzar más rápido, pues me gustaría tener el trabajo sonorizado lo antes posible, me sirvo de un montaje prácticamente definitivo (hecho siguiendo la escaleta que escribí el mes pasado), con la película ya digitalizada, viéndola en el monitor: así, los retrocesos puedo realizarlos de forma instantánea, y no rebobinando la película a tiempo real.


La película, al igual que la del "Dr. Jekyll en la ciudad de las playas", la rodé con la emulsión inversible de color (tan llorada cuando cesó su fabricación), Kodak Ektachrome 100, con su peculiar colorido orgánico, imposible de emular por bastardos sistemas digitales: si incluso vista a través de una miserable foto de un móvil a un monitor obsoleto, el azul Ektachrome del cielo, tras la Virgen, destila un efecto casi hipnótico, ¡imagínese el lector como se ve en proyección directa del original en pantalla! (la Ektachrome es una emulsión inversible, esto es, la imagen latente del negativo se transforma en un positivo tras su revelado).


Como muchas de las películas que filmo en Súper-8 la rodé en anamórfico, con el fin de obtener una relación de aspecto panorámica, nada habitual en este paso, y, aunque se encuentra digitalizada a 4K, por carecer de equipos informáticos con capacidad de manejar tal volumen de datos (¡ay, esta crisis a la que no se ve final!), no me queda otra que trabajar con ella en HD. Tiene, la obra, algún plato fuerte, como tomas hechas con slider o filmaciones en interiores abriendo a f 1.0 ¡en Scope!


Esta mañana, en mi ofrenda tras la misa, mi petición fue que la Virgen interceda ante el Altísimo para que me de fuerzas para acabar este documental antes del último domingo de octubre.


Naturalmente, podría ir mas rápido si pudiese disponer de ayuda, en lugar de hacer desde cámara hasta guionista e, incluso, ¡de locutor! (que no tengo voz para ello). Desgraciadamente, no me queda otra alternativa que seguir en solitario, terminando proyectos audiovisuales,  pues las ayudas de la Xunta, que me permitirían acelerar contratando gente,  parecen ir en exclusiva a grabaciones en digital (toda una paradoja pues, lo digital, es aire: nada cuesta, a diferencia del cine, donde cada fotograma tiene un valor; por eso aprovecho hasta el último), o bien, sorprendentemente para colaborar con un ¡festival de cine árabe en ese corazón de la Cristiandad que es Santiago! Pero, ¿acaso los sarracenos nos han devuelto las campanas de la Catedral de Santiago que robó su reyezuelo Almanzor, en una de sus razzias, antes de incendiar Pastoriza y pasar a cuchillo a nuestros antepasados?
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada