viernes, 3 de diciembre de 2021

AÑO NUEVO, EMULSIÓN NUEVA: ORWO REANUDARÁ LA FABRICACIÓN DE PELÍCULA DE CINE EN COLOR EN 2022

Por un contratiempo familiar, no podré publicar nada en la bitácora durante una temporada (esta es la razón de que lleve unos días inactivo). Pero esta pausa forzada por las circunstancias llega con una gran noticia: OrWo reanudará en 2022 la fabricación de película cinematográfica en color, en todos los formatos: Súper-8, 16 mm, 35 mm e, incluso, 65 mm. Será película negativa, concebida con propiedades de archivo, y muy posiblemente en inalterable soporte de poliéster, inmune al paso de los milenios.

OrWo es una compañía heredera de la antigua AGFA que, tras la partición de Alemania, quedó tras el Telón de Acero, convirtiéndose en la empresa líder fabricante de película en el bloque socialista. El derrumbe del comunismo, coincidió con el advenimiento de lo digital, pero OrWo lo ha sabido superar desarrollando para los archivos cinematográficos películas en blanco y negro con soporte de poliéster para separación de colores. Es, OrWo, la película que se usa no sólo en el Archivo Mundial del Ártico, sino también en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.

Muy pronto, mas novedades.





viernes, 26 de noviembre de 2021

"SUPEROCHEROS": NÚMERO 3 DE LA REVISTA DE ASER QUEIPO.

Uno espera con avidez que llegue el viernes, pues en IB Cinema siempre solemos tener trabajo durante todo el fin de semana. Este viernes es, además,  especialmente grato,  dado a que mi pelirroja cartera me ha traído un nuevo ejemplar de "Superocheros", la revista editada por el estimado superochista español Aser Queipo,  una revista con todas las de ley. El editor, modestamente, la clasifica como fanzine ¡pero no lo es! ya que se encuentra impresa en una rotativa profesional de cuatricromía, en lujoso papel couché, en lugar de en impresoras láser como suele ser habitual con las publicaciones especializadas. 

"Superocheros" está consagrada a la pasión de Aser: el coleccionismo de películas en Súper-8. Cada edición, de 76 páginas a todo color, estudia en profundidad un tema. Por ejemplo, este número 3 se ciñe a analizar todos los tirajes de Piccolo Film, la distribuidora alemana que fuera fundada por Eumig, en lo que es una mina de información tanto por sus ilustraciones como por su texto.

El número 2 de "Superocheros" analizó el cine editado en súper-8 por la UFA y el número uno el super-8 distribuido por Marketing Films. Con estos monográficos tan exhaustivos, tan minuciosos, no es de extrañar que la mayor parte de los suscriptores de esta maravilla sean teutones, tal vez los lectores mas exigentes. 

Lo mas maravilloso no es que cada nuevo número de "Superocheros" aparezca, además de en español, en alemán e inglés como "Supereighters", sino el precio: ¡¡¡sólo 8.50 €!!! cada número, reiteramos, en papel couché, a todo color de rotativa profesional. 

"Superocheros",  una publicación imprescindible para todo entusiasta del Súper-8, puede ser ordenada en el siguiente correo, escribiendo en español, inglés o alemán: s8films@hotmail.com  

¡Pruebe a comprar un número! Ya verá como encargará los demás: ¡eso es lo que me pasó a mí!, cuando el amigo José Antonio Diego, de Exhumed Movies, me regaló un ejemplar de muestra.



martes, 23 de noviembre de 2021

SPITSBERGEN, O GARDIÁN DO ÁRTICO: ¡VOTE POR EL VERDADERO CINE INDEPENDIENTE, EN LOS GOYA!

Es un honor. Aquí está: "Spitsbergen, O Gardián do Ártico" se encuentra en la terna para los premios Goya en 5 categorías. Uno no es de andar molestando a menganito y zutanito, para mendigar su voto, pero a mis colegas de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de España, desde esta bitácora, cuya entrada leerán si quieren, les ruego que, entre otras opciones que puedan estimar, elijan también a "Spitsbergen, O Gardián do Ártico", por varias razones: 

1) Aborda el tema mas importante para el planeta: el Calentamiento Global; 

2) Lo hace filmando unos territorios abocados a la desaparición durante este siglo;

Cine independiente de verdad, sin logotipos de ninguna clase.

3) Es una auténtica película de cine ¡¡¡rodada íntegramente en Súper-8!!! e "hinchada" a 16 mm para exhibición. ¡Me niego a que sea vista videoproyectada!  Es preciso que se visione como se hizo en su estreno en la FILMOTECA DE CATALUNYA, en Barcelona,  hace un par de meses, y en la primavera en mi ciudad,  ¡proyectada en película! Se trata de un trabajo artesanal, a la vez que experimental (parte del metraje se filmó con la Kodak Ektachrome 7294, en ese momento de preproducción).

SPITSBERGEN O GARDIÁN DO ÁRTICO, trailer with English subtitles from IB CINEMA Motion Picture Films on Vimeo.

4) Es cine independiente de verdad: da casi vergüenza publicar el affiche sin toda esa retahíla de instituciones y chiringuitos públicos que se ven en las otras; en el cartel de "Spitsbergen, o Gardián do Ártico" sólo el logotipo de IB Cinema y el aval de los premios ganados en aquellos festivales que accedieron a proyectarla de forma fetén, esto es, con película, destacando el Premio Especial XXV Aniversario del Ourense Film Festival (OUFF25). 

SPITSBERGEN: MAKING... IN PROGRESS! from IB CINEMA Motion Picture Films on Vimeo.

Las categorías a las que opta "Spitsbergen, o Gardián do Ártico" son: 

  • Mejor película (no debe haber muchas; la inmensa mayoría, sino todas, son archivos informáticos o videográficos, no películas de cine); 
  • Mejor dirección novel (de un director que lo hace todo, filma, escribe el guión, lo narra -conjuntamente con el gran Santiago Fernández-)...  y hasta carga todos los bártulos necesarios, en los remotos confines, para inmortalizar en fílmico;
  • Mejor guión original (escrito en clave de aventura, con referencia a clásicos);
  • Mejor dirección de fotografía: ¡con toda la gama de emulsiones de Kodak en Súper-8!
  • Mejor montaje (mayoritariamente con empalmadora), cortando y pegando película, en moviola, obra de Álex López.
¡¡¡Muchas gracias por tu tiempo, colega académico!!! 
LA VOTACIÓN FINALIZA EL MIÉRCOLES 24 DE NOVIEMBRE.
  • Si lo estima conveniente, lea por favor la crítica publicada por LA VOZ DE GALICIA, el cuarto periódico mas vendido de España, con ocasión del estreno comercial con película de cine, en abril, en la sala Marilyn Monroe del Fórum Metropolitano: PULSE ESTE VÍNCULO

SÍNDROME DEL VINAGRE. Notas de un archivista cinematográfico (entrega número 6)

(sigue de la entrega número 5)

¿POR QUÉ EL SÍNDROME DE VINAGRE AFECTA A UNAS PELÍCULAS DE TRIACETATO Y A OTRAS NO?

Al comienzo de esta serie de notas, manifesté mi sorpresa con la paradoja respecto a que el síndrome de vinagre se ensañe con mis películas de triacetato favoritas, mientras respeta otros títulos ignotos, también de triacetato, que salieron del mismo laboratorio,  al mismo tiempo y con película de la misma marca, pero cuya pérdida, aunque me fastidiaría, no me dolería.

¿Por qué diablos sucede esto? ¿Hay una inteligencia perversa tras el síndrome del vinagre? ¿Por qué unas películas de triacetato se ven afectadas y otras no, si han sido almacenadas en el mismo lugar y en las mismas condiciones de temperatura, humedad y ventilación?

Cinegrell es un laboratorio cinematográfico en que sí se puede confiar. Aquí revelé "Estigmas"

  • Las causas son: 

1) DEFICIENTE LAVADO TRAS EL REVELADO. Un causante cierto del síndrome es un deficiente lavado de la película de triacetato de celulosa tras su revelado: ciertos químicos del revelado, mal lavados, atacan el plastificante de la base fílmíca de triacetato de celulosa, con el germen de su destrucción incorporado ya desde el mismo momento en que salieron del laboratorio. 

2) QUÍMICOS DEL SISTEMA. Las películas en IB (de imbibición) Technicolor, aunque tienen la ventaja de que sus colorantes no se decoloran jamás, son, sin embargo, mas propensas a sufrir el síndrome del vinagre,  por la propia química inherente al proceso de imbibición; hay que tener bien en cuenta que la inmensa mayoría de películas IB Technicolor salieron del laboratorio con base de triacetato de celulosa.

Otro laboratorio de confianza: Andec, donde revelé "Spitsbergen, O Gardián do Ártico" y "Odisea en Groenlandia"

3)PRODUCTOS DE LIMPIEZA. En la Cinemateca de IB Cinema hay dos positivos de Columbia que salieron, en 1989, al mismo tiempo del laboratorio, en triacetato AGFA: mi queridísima "Gilda" y la película de William Castle "Mysterious Intruder". Las dos se conservaron en las mismas condiciones durante todos estos años. Es mas, "Gilda", como la adoro, la he proyectado varias veces, algo que le conviene al triacetato. ¿Por qué, entonces, el síndrome del vinagre ha comenzado a devorar "Gilda",  mientras que el triacetato de "Mysterious Intruder" permanece inmaculado? 

En España, hay un laboratorio de nivel internacional: Retrolab Cinema, donde INDITEX revela sus campañas en cine. Aquí revelé "Non hai futuro (Opus V)"

Como "Gilda" me importaba mucho, esta es una de las películas que, antes de proyectarla, procuraba tratarla con un bien reputado producto químico especializado norteamericano, que compré hasta 2007 o 2008, para preservarla lubricada, flexible, sin polvo ni arañazos. 

Pues bien, amigos: ¡este líquido es el culpable del síndrome del vínagre en "Gilda" y otras de mis películas favoritas en las que, por desgracia, lo he aplicado! Como tardé décadas en descubrir, uno o varios de los ingredientes de este preparado letal atacan al plastificante del soporte de triacetato de celulosa (pulse "ver en Facebook" para visionar vídeo).    
   

Lo que creía que era una buena práctica (y no habría pasado nada si estas películas estuvieran en soporte de poliéster), en realidad, fue el cáncer que acabó desencadenando el síndrome de vinagre.

Estoy en condiciones de certificar que mis películas de triacetato tratada con este, y algún otro, producto,  son mas propensas al síndrome del vinagre que las no tratadas. Por ello, es mejor evitar la aplicación en las películas de triacetato de celulosa de según que comopuestos (lo siento: no puedo mencionarlos aquí, ni por supuesto sus marcas).

Dado que las películas son un bien deseable en el mercado de los entusiastas del cine, muchas han sido tratadas con una sustancia que usa el mismo índice de refracción que la película para "rellenar" los rayas y así mantener una apariencia limpia en proyección (los arañazos y rayas del soporte en un positivo normalmente refractan la luz, lo que los hace parecer negros en la pantalla). Con poliester no hay problema, pero con el triacetato, al agregar una de las marcas que se venden para este proceso, se produce un efecto autocatalítico, que acelera la descomposición.  

Conclusión: la triste certeza es que todas las películas de triacetato tratadas químicamente con ciertos productos, o mal lavadas tras su revelado,  eventualmente sucumbirán al síndrome del vinagre (mas pronto que tarde si la conservación no ha sido la idónea) 

(Continuará en la entrega 7)

lunes, 22 de noviembre de 2021

SÍNDROME DEL VINAGRE. Notas de un archivista cinematográfico (entrega número 5)

 (Continuación de la parte 4)

EL SÍNDROME DEL VINAGRE, ¿AFECTA SÓLO A PELÍCULAS DE CINE?

Desgraciadamente, la posible degradación del soporte puede afectar a cualquier medio audiovisual que emplee el soporte de triacetato de celulosa, como, además de las películas cinematográficas, los negativos fotográficos, los microfilms, las filminas (incluyendo las de tipo View Master) y las diapositivas. El caso de las diapositivas es particularmente sensible pues hay incluso archivos profesionales que las custodian en las cajas herméticas con las que las devuelve el laboratorio, lo cual, como hemos visto en entregas anteriores, es letal: el soporte de triacetato necesita respirar.

Conviene evitar las cajas herméticas para el archivo de diapos

De forma tímida, la película fotográfica se está introduciendo con el eterno e inalterable soporte de poliéster. Es el caso, por ejemplo, de la nueva Kodak Portra 800 (a partir de 2021). Esperemos que este camino iniciado por Kodak se extienda al resto de su portafolio, y la compañía norteamericana sea imitada por los demás fabricantes. 

Fotografía con negativo Kodak Portra 800 con soporte de poliéster, en el laboratorio de restuaración de IB Cinema, con el microscopio Zeiss

CONSERVACIÓN DEL TRIACETATO A LARGO PLAZO.

Por ahora, el mejor consejo para conservar películas en soporte de triacetato de celulosa es mantener un entorno de almacenamiento adecuado con una climatización controlada (en temperatura, humedad y renovación del aire). 

La temperatura juega un papel clave en la ralentización de las reacciones químicas dentro de la película. Si el almacenamiento en frío es inviable por razones económicas, una temperatura constante de 21 grados Celsius es mejor que una mas fría que fluctúe diez grados o mas diariamente.


Un ejemplo de lo que no se debe hacer: fotografía de hace 4 años en la Filmoteca de Galicia-CGAI: latas herméticas, apiladas desde el suelo, con papeles y otro materiales, sin una ventilación adecuada.

Por esta razón, se deben excluir las naves industriales sin aislamiento, los áticos e instalaciones similares,  cuando se trata de preservar una valiosa colección de películas de triacetato. Aunque un entorno de oficina de 21 grados Celsius no es ideal para el almacenamiento de color, hace menos daño que uno que fluctúa continuamente. Los cambios de temperatura bruscos, además de ser perjudiciales para el soporte del triacetato, pueden agrietar la emulsión. 

El lugar elegido debe, además, tener una renovación de aire constante, fundamental para el triacetato de celulosa.

(Continuará en la parte 6) 

Cineteca de Milán: Aireación, humedad y temperatura controladas. Las cajas para triacetato son especiales y aireadas.






domingo, 21 de noviembre de 2021

FUJICASCOPE SD AUTO: REPARACIÓN DEL CIRCUITO DE REGULACIÓN DE VELOCIDAD DEL MOTOR.

¿Qué mejor manera de pasar la tarde de un domingo gallego, con el otoño ya avanzado, que en la mesa de operaciones, viendo como el amigo José Manuel disecciona, extirpa... y repara un Fujicascope SD Auto?

Tengo dos unidades de esta máquina compacta de Fujifilm, que me encanta pues es, en mi opinión,  el proyector mas elegante de entre los fabricados en Japón. Pero ademas de su diseño presenta una serie de características muy destacables, que lo convierten en el aparato idóneo para comprobar las películas tras su revelado, todo ello en un tamaño sorprendentemente compacto:

1) Es totalmente automático: sólo se necesita introducir la película en la hendidura de entrada y, sin pulsar ningún botón, la máquina lo hace todo: se pone en marcha, enhebra la película, enciende la lámpara, y al finalizar la proyección no solo la apaga sino también se detiene el proyector.


2) El rebobinado es totalmente automático: el proyector se para sólo cuando concluye la proyección.

3) Dispone de un ingenioso dispositivo que, cuando es necesario, se colocar en la bobina receptora, y permite ir recogiendo hasta seis rollos de 15 metros (50 pies) tras el revelado, de forma que luego su rebobinado sea automático.

4) Es el único proyector del mercado con formador de bucle automático por un sistema electrónico, muy cuidadoso con la película;

5) Pese a ser automático, tiene dos rodillos dentados (uno antes de la ventanilla y otro después del cabestrante), por lo que es extremadamente cuidadoso con las películas;

6) No sólo cuenta de sonido magnético con lectura en las dos pistas, sino que, además, puede leer también películas con sonido óptico;

7) El presor es metálico;

8) La película se puede desenhebrar manualmente en cuestión de segundos (se accede al crono con facilidad pues la tapa frontal es de fácil apertura, con bisagras).

9) El movimiento de arrastre de su garfio es extremadamente rápido, de forma que permite emplear un obturador con palas de 40 grados para un máximo aprovechamiento de la luz (otros proyectores, muy acreditados, tienen palas de 60 grados); el Fujicascope SD Auto, con la económica, y fácil de encontrar, lámpara de 100 W, proporciona tanta luz como otras máquinas con lámparas de 150 W.

10) Las teclas de gobierno son tipo "piano", electrónicas, con sensor, en lugar del habitual mando rotatario.

11) Viene provisto con tomas para visor tipo "día" o colocación del soporte anamórfico abatible.

y 12) admite dos objetivos opcionales de altísima calidad, el Fujinon f 1.0 de 25 mm y el zoom Fujinon f 1.0 de 14-28 mm

Su única pega: el cabezal magnético no se retrae en proyección de películas mudas.

El fallo que desarrolló la unidad uno de mis dos SD Auto es que, repentinamente, comenzó a funcionar a gran velocidad. ¿Cómo reparar una avería electrónica sin esquemas? El intelecto despierto de José Manuel, tras probar aquí y allá, usando la otra unidad como referencia,  encontró el fallo: unos transistores del circuito de regulación de velocidad del motor. ¡Cuatro horas de dedicación! Pero, como no nos gusta el fútbol... ¡hemos disfrutado!



viernes, 19 de noviembre de 2021

SÍNDROME DEL VINAGRE. Notas de un archivista cinematográfico (entrega número 4)

(Continuación de la parte 3)

PARTE 4. 

COMPROBANDO EL ESTADO DE LAS PELÍCULAS DE TRIACETATO EN UNA CINEMATECA. LA IMPORTANCIA DE LA VENTILACIÓN.

El sistema mas barato es controlar la posible degradación de la película de triacetato de celulosa es ¡con el simple olfato!  Si bien no siempre es posible oler todas los positivos fílmicos (o negativos fotográficos y diapositivas) de un archivo fílmico (el olor a vinagre es fuerte y puede provocar problemas de salud, o, al menos, irritaciones en la garganta y la piel), se puede suponer que todas las colecciones de películas de triacetato de celulosa con mas de un cuarto de siglo conllevan cierto grado de enfermedad del vinagre; sabiendo qué filmes están en un nivel de ácido más alto que otros, se puede prevenir la propagación de la enfermedad.

En muchos casos, el simple olfato es suficiente para detectar el síndrome del vinagre

El sistema mas científico para el control de la degradación del síndrome del vinagre, que empleamos en la Cinemateca IB Cinema, es el basado en el uso de las tiras AD, que importamos cada año desde Rochester. Pero, para poder usar este sistema, la película debe mantenerse en una caja hermética durante la prueba. 

Tiras AD, como las usadas en IB Cinema

Cuando las tiras de control se colocan dentro de una lata de película, bolsa de negativos, caja de diapositivas o armario de microfilms, cambian de color según la presencia de ácido acético desprendido por la película degradada. La virtud verdaderamente importante de estas tiras AD es que avisan del inicio del síndrome del vinagre antes de que la película huela.  A medida que aumenta el nivel de acidez, cambian de su color azul original (sin emisiones de ácido) a azul verdoso.

Si la tira se vuelve verde, hay que tomar precauciones y apartarla del resto de material. Si la tira se vuelve de color amarillo brillante, el nivel de degradación es crítico,  más allá del punto mortal autocatalítico de la película en el camino hacia el síndrome del vinagre. 

Gracias a estas tiras, podemos determinar con exactitud el alcance verdadero de la degradación del triacetato de celulosa en cada película del archivo, algo fundamental a la hora de pensar en las medidas a tomar. Mas adelante, dedicaremos un apartado completo a describir de forma exhaustiva el funcionamiento de esta tiras.

Crucial, en cualquier archivo fílmico con mucho triacetato, es almacenar este tipo de película con un buen sistema de ventilación, ¡algo que no se hace en la Filmoteca de Galicia-CGAI!   La adecuada renovación del aire es una ayuda vital en la tarea de reducir el nivel de ácido acético en el área de almacenamiento. 

Cuanto más frío y seco sea el ambiente, más durará la película. Por ejemplo, la película de triacetato almacenada a 4 grados Celsius, con un 40% de humedad relativa, si ha sido correctamente lavada tras su revelado, ni tratada con químicos perjudiciales,   no sufrirá degradación durante mas de 150 años. 

En condiciones mas frías (por debajo de 0 grados Celsius, a niveles moderados de humedad relativa, como los del Archivo Mundial del Ártico que visitamos hace tres años, la película de triacetato durará siglos (en este archivo de Spitsbergen, emplean exclusivamente película de poliéster, con separación de matrices de color, que, en esas condiciones, se conservará durante milenios. Se puede ver en el documental "Spitsbergen, O Gardián do Ártico", rodado en Súper-8 con positivos de conservación y exhibición en poliéster de 16 mm). 

Los distintos grados de síndrome que índican con precisión las tiras AD de IB Cinema

Aunque el agua es un reactivo principal con respecto al síndrome del vinagre en las películas de triacetato, en el curso impartido por Kodak nos revelaron que, paradójicamente, no es recomendable almacenar las películas de triacetato por debajo de un 20% de humedad relativa, ya que las condiciones extremadamente secas pueden provocar fragilidad en la base del material. Sin algo de humedad, la película podría romperse al manipularla o pasarla por un proyector. Demasiada sequedad también aumenta la ondulación y la deformación de la película.

Una infectada "Gilda"

La coleccionista Juliana Kelly, de Sevilla, que ha almacenado películas en sus casa durante décadas, con los calores propios de esa ciudad de Andalucía, está contenta de que la mayoría de sus positivos en triacetato no muestren signos del síndrome de vinagre. En IB Cinema, también poseemos películas de triacetato que superan los sesenta años pero que se encuentran en perfectísimas condiciones. En el caso de IB Cinema, ¿cómo es posible que dos positivos de triacetato del mismo estudio, del mismo laboratorio (positivos de la misma semana), con la misma marca de película, guardados en las mismas condiciones, uno de ellos desarrollase el síndrome de vinagre y otro no?

La respuesta, próximamente, en esta pantalla. No se pierda el serial "Notas de un archivista cinematográfico". No lo oculte: ¡recomiéndelo!

(Continuará en la parte 5) 

Positivo de triacetato en fase avanzada del síndrome. Lo fastidioso es que, hace unos años, había sido trabajosamente reparado de perforaciones rotas con PerFix