viernes, 5 de agosto de 2016

CINE AL AIRE LIBRE CON LA DIPUTACIÓN: ÉXITO TRAS ÉXITO

Los proyeccionistas de los equipos se encuentran sorprendidos con el éxito de público que registran cada noche, con el programa de cine que IB Cinema organiza para la Diputación coruñesa desde hace más de un cuarto de siglo, y ello pese a la interrupción de cuatro años que tuvo por mor de la crisis.

 La aceptación es, además, unánime, desde en las poblaciones costeras de veraneo hasta en pequeños pueblos del interior de reducido y envejecido censo, a lo largo y ancho de la provincia.


La causa de este inusitado éxito tal vez haya que buscarla en la crisis: el cine al aire libre permite congregar bajo las estrellas a familias completas (¡hasta cuatro generaciones, nos hemos topado!), que disfrutan de una noche especial sin gastarse un céntimo. Además, el cine al aire libre deja en los espectadores un recuerdo imborrable: padres de familia se dirigen a nosotros diciendo que han visto nuestras proyecciones, cuando niños, hace 25 años, con sus padres, ¡y ahora son ellos los que vienen con sus hijos!



En estas sesiones fomentamos el cine gallego y en gallego pues, aun en el caso de que la película sea extranjera,  todos los espectadores reciben como obsequio un DVD precintado de producciones gallegas, restos de edición de las colecciones que desde IB Cinema hicimos conjuntamente con LA VOZ DE GALICIA en lo que fue la mayor promoción del cine gallego jamás llevada a cabo, con cientos de miles de DVDs distribuidos, con las colecciones Galicia de Cine y Gallaecia Cinema.



El jefe de proyeccionistas, Marcos Fernández Eimil, sí que ha notado un cambio en el comportamiento del público. Hace sólo un lustro era difícil que, mientras no empezaba la película, los más jóvenes permaneciesen sentados, de forma que las sillas que nuestros equipos llevan, a veces, acababan lejísimos. Ahora, en cambio, los espectadores no se mueven, tranquilos, tecleando sus móviles hasta el inicio del pase.


¡Y sí!:  nos aparecen "pokemons",  hasta en los lugares más insospechados, como la semana pasada, cuando tuvimos que proyectar en la entrada de un cementerio.
Por cierto, pese al cambio de nombre del programa, los concellos, en sus carteles anunciadores, lo prosiguen publicitando como  Noite de Cine: en cierta medida es lógico dado que se trata de una imagen de marca acreditada y con prestigio, tras un cuarto de siglo deleitando con buen cine las noches estivales de la provincia coruñesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada