sábado, 13 de agosto de 2016

TECNOLOGÍA ARGÉNTICA Y DIGITAL, DE LA MANO

Aunque soy un firme defensor de la creación audiovisual en soporte argéntico (o sea, en película, con material sensible), por valorar no sólo su inimitable textura sino también la necesidad del dominio de la técnica fotoquímica para conseguir imágenes aprovechables en toma única sin desperdicio de metraje, así como por la conservación a largo plazo del negativo (cuya longevidad ¡se garantiza por siglos!), no me duelen prendas para reconocer que el digital es útil para algunas cosas, como, por ejemplo,  para grabar noticias de televisión, para sistemas de vigilancia, para amas de casa metidas a "fotógrafas de boda" o, por ejemplo, para obras grabadas en ciclorama ("cromas" verdes, para integración de decorados CGI, como hicimos, en IB Cinema, con nuestro último largometraje "LINKO").

Para sonorizar el documental "Dr. Jekyll en la ciudad de las playas", en cuya locución mi alter ego es la genial voz del gran Fernando Pujalte, hacemos uso de la tecnología digital para visionar la película, filmada con emulsión inversible Kodak Ektachrome severamente caducada. El sonido, grabado en las pistas magnéticas pegadas con la Bolex Weberling, lo registramos con un proyector Yelco 3600 Quartz al que hemos acoplado una micro cámara de vídeo en lugar de su objetivo de forma que podemos ver la imagen, mientras leemos  el guión en un portátil,  en un magnífico monitor Mac (que, aunque tiene sus añitos, sigue proporcionando buena calidad). Este proyector/grabador, clon del Fujicascope SD25 -aunque con alguna prestación menos-, tiene microprocesador, contador LED de fotogramas y ¡velocidad controlada a cuarzo!.
Como micrófono, el de Fujifilm que viene con el Fujicascope SH30 (diseñado en 1975). Nuestros auriculares:  ¡de los años cincuenta!, como puede verificarse por la caja.
Fernando Pujalte y yo quedamos en IB Cinema hoy sábado a las ocho de la mañana, mientras buena parte de Galicia (con la excepción de Víctor Galdón, Abraldes, Angel de la Cruz  y algún otro), se encontraba todavía durmiendo:  pasión cineísta.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada