domingo, 7 de agosto de 2016

FUMEO: LA GRAN BESTIA DEL SÚPER-8

Los proyectores Fumeo de 16 mm llegaron a ser el estándar de muchas filmotecas europeas pues,  aparte de su fiabilidad y de su duración, que se mide en décadas, en sus versiones de xenón, con potencias de hasta 2000 W, son capaces de cubrir pantallas de 16 metros de base, están dotados de multitud de prestaciones como enhebrado manual, la ventanilla de formato variable, el presor de fuerza regulable, el cambio de la cabeza mecánica en menos de cinco minutos para poder proyectar súper-16, etc.
Además, Fumeo consiguió llevar el Súper-8 a cotas que todavía, aun hoy, no han sido superadas (ni lo serán jamás),  con modelos con capacidad, por ejemplo,  de proyectar "Lo que el viento se llevó" sin interrupción, enhebrado manual, enfoque micrométrico, sonido estereofónico y construcción íntegramente metálica -con una mecánica sobredimensionada, diseñada para durar generaciones--, ¡¡¡capaces de obtener pantallas de hasta diez metros de base, con el objetivo suizo Kern 1.1!!!

Las linternas de los Fumeo de Súper-8 son de variados tipos: el portátil 9119 con su lámpara halógena de 200 W de código ESC;
el 9140 para la lámpara Marc 400, el 9143, para la HTI 250W, y la gran bestia, de la que hay dos en mi ciudad, el 9145, con lámpara de xenón de 500 W.

Hoy, domingo por la tarde, mi amigo Javier y yo estamos poniendo a punto un Fumeo 9119 que llevaba parado ¡la friolera de diez años! (por lo menos).






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada