lunes, 19 de diciembre de 2016

1986: LA ÚLTIMA GRAN PHOTOKINA PARA EL SÚPER 8

La Photokina de Colonia, en Alemania, ha sabido convertirse, durante estos sesenta años,  en la principal feria audiovisual del mundo, donde las marcas aprovechan para presentar sus novedades. Ayer por la noche fuí feliz, tras la cena, hojeando el ejemplar correspondiente a diciembre de 1986 de la revista británica Making Better Movies, dirigida por el que fuera mi querido y llorado amigo Tony Rose, con un extenso reportaje de su enviado especial, Peter West, sobre la última Photokina con productos comerciales (no artesanales) para nuestro querido formato Súper-8.


 
La presencia más visible de esa Photokina fue el monstruoso proyector Fumeo 9145 que, con su lámpara de xenón de 500 W, era usado por Dietrich Kempski para exhibir, con sorprendente luminosidad (pese a encontrarse en una sala oscurecida solo parcialmente), la versión en Scope de "Ben Hur", con bobinas de 2.200 metros (unos 6.000 pies),  en una pantalla de seis metros. Mi ciudad, La Coruña, es, fuera de Italia, la única con dos proyectores de este modelo: uno en IB Cinema (estereofónico), el otro (monoaural), en la Filmoteca CGAI,  infrautilado y mal mantenido (con óxido visible: una pena ver degradarse estas joyas por la desidia).


 
En el stand de Beaulieu, además de su gama para 16 mm, con la entonces novedosa 2016, a Peter West, no sin razón, le llama la atención una cámara que, desafortunadamente no pasó de la fase de prototipo, la Cinevideo 7008, que era capaz de filmar en Súper-8 y grabar la imagen en vídeo al mismo tiempo. También describe West el nuevo proyector Beaulieu Studio, con su adaptador de telecine.


 
A toro pasado, resulta sorprendente la confesión de Christian Klein, de Silma: su fábrica de Turín no da abasto para satisfacer proyectores sonoros comercializados como Bauer, Eumig y Silma; ¡lejos estaba de suponer, herr Klein, el inminente colapso de su factoría!
En el stand de Elmo, junto a la versión mejorada del GS1200 de xenón, el entonces sorprendente telecine Transvídeo.
Me llama la atención una moviola, que nunca llegó a España, que en lugar de reproducir la película por medio mecano-ópticos, lo hace de forma electrónica en un monitor: ¡lo bien que me vendría hoy en día para montar negativo de forma directa!


 
Peter West completa su periplo en Photokina describiendo los últimos proyectores de 16 mm, de xenón o HTI, manufacturados por Eiki, Elmo y Fumeo.


 
¡Ay, Dios, con qué delectación leo este reportaje de hace treinta años! Definitivamente, soy un hombre del siglo XX, el siglo del cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada