martes, 20 de septiembre de 2016

¿EXISTE EN GALICIA UNA FILMOTECA DIGNA DE TAL NOMBRE?

Ese centro público en vías de desmantelamiento bautizado con el burocrático nombre de CGAI (acrónimo de Centro Galego de Artes da Imaxe), no hace tanto se ha autobautizado con la rimbombante coletilla aclaratoria de Filmoteca de Galicia.
Pero,  ¿es el CGAI una filmoteca?
 
Una filmoteca debe ser un templo del cine, dedicado a conservar, restaurar y exhibir las películas en soporte fílmico. De ahí lo de FILMoteca. Los empleados de una filmoteca deberían ser no solo eruditos, sino entusiastas de la película, como en el British Film Institute, cuyo lema es nada menos que un rotundo "Film forever".
Nada de eso ocurre en el CGAI. Un análisis de sus últimas programaciones evidencian que las realizadas con auténtica película cinematográfica son cada vez más esporádicas (un puñado este mes).
Por otra parte, no se respira amor por el cine cuando sus superiores, esos mismos que no luchan por evitar su desaparición (cuya finalidad es trasladar los archivos coruñeses a las catacumbas de un monte en los arrabales de Compostela --sólo lo impide la existencia, en el CGAI, de una costosa cámara frigorífica--), permiten la acumulación de material fílmico de manera inadecuada, por el suelo, en un sótano húmedo (la humedad es el principal enemigo del soporte de triacetato de celulosa con el que están manufacturados la inmensa mayoría de los negativos).

Por otro lado,  la cabina de proyección es un auténtico desastre, en cuanto a diseño y limpieza, que impide tratar con delicadeza los valiosos positivos -en ocasiones, piezas únicas, una especie de "incunables cinematográficos", si se me permite la expresión-- que, de cuando en cuando, se proyectan.
Además, el CGAI ni restaura ni digitaliza nada que revista una mínima complicación o conocimiento. Cuando decide acometer una labor de restauración seria requiere, para tal fin,  ¡los servicios de empresas de Madrid!
El actual director del CGAI, un cargo político nombrado por aquel bipartito de infausto recuerdo, y cuya relación con el cine es nula (más allá, según él, de ser pariente de George Romero), en su afán por parecer "modelno",  se ha convertido en uno de los principales paladines de la exhibición en vídeo digital. La paradoja es que, a una persona tan "digitalizada", hasta ¡¡¡le tienen que leer los correos electrónicos!!! Estas cosas solo pueden suceder en Galicia.

¿Significa que en Galicia no hay una filmoteca digna de tal nombre?
No es así. Existe: IB CINEMA.   IB Cinema almacena meticulosamente películas en todos los pasos cinematográficos, desde 8 mm hasta 70 mm. Si se detecta algún problema en alguno de sus títulos, como por ejemplo, el temible síndrome del vinagre (una especie de SIDA para las películas con soporte de celulosa, pues es contagioso), inmediatamente se separa del resto del material y se somete al tratamiento adecuado, con líquidos especialmente traídos desde Rochester.
Además, se acometen restauraciones físicas, tanto de negativos como de positivos. Uno de los mayores éxitos mundiales fue la restauración del único internegativo completo SIN CORTES que existe en el  mundo de "El triunfo de la voluntad". A partir de este internegativo, digitalizado en nuestro propio telecine (máquina digitalizadora), se hizo la edición en DVD que distribuye Cameo y que, cuando apareció en el mercado, fue aclamada como la mejor del mundo.
Las digitalizaciones de material cinematográfico se hacen en las instalaciones coruñesas de IB Cinema, en las mejores condiciones técnicas, con telecines especiales para cada paso cinematográfico.
Y, en el terreno de la distribución y exhibición, salvo petición expresa por parte del cliente, las proyecciones o ciclos siempre se llevan a cabo en soporte cinematográfico, con el máximo respeto del formato.
Cuando hace unos años el ayuntamiento coruñés organizó la exposición conmemorativa del pionero del cine español Sellier, con miles de visitantes, ¿a quién tuvo que recurrir para elaborar las vitrinas? A Filmoteca Nacional (para dos vitrinas) ¿y al CGAI? ¡¡¡NO!!! A IB Cinema, para las restantes 6 vitrinas.
Así que, amigos, sí que hay una filmoteca en Galicia: IB Cinema. Lo otro, no es más que un videoclub.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada