martes, 13 de septiembre de 2016

PASTORIZA, LA MILENARIA VIRGEN FILMADA ¡¡¡EN SÚPER-8!!!

PASTORIZA, LA VIRGEN QUE SOBREVIVIÓ A ALMANZOR. Y a ella me encomiendo para acabar este documental que tenía parado debido a un problema técnico: al cortar la película de 16 mm a Súper-8, con un slitter soviético ya en las últimas (tras décadas de servicio, desde que saliera de la factoría Leningrado Optical Mechanical Association)

el ancho de la película quedó tan irregular que no sólo resulta totalmente imposible adherir la pista magnética principal (prefiero sonorizar en la propia película, a la usanza clásica), sino que, adicionalmente,  tengo graves problemas para proyectarla e incluso para empalmarla,  pues la perforación de cada fotograma va variando ostensiblemente, desplazándose de izquierda a derecha, como se puede apreciar en esta foto, ¡¡¡llegando a entrar decididamente en el área de la imagen!!!


Pero, tras todo el esfuerzo que supuso la filmación (acometida en solitario, ¡¡¡cargando con el slider CBD y los tres trípodes!!! con los cartuchos atascándose cada dos por tres -durante el rodaje no podía suponer que el mal era causado por el deficiente corte del slitter de la factoría de Leningrado-), la he conseguido digitalizar con notables problemas: la hora de sonorizarla ha llegado. Cuando llegué el momento de estabilizar la imagen, con la perforación bailando, veremos que milagros puede lograr el amigo Víctor (se tendrá que encomendar a la virgen él también).

Tengo que advertir que filmé el documental con película inversible Kodak Ektachrome (¡con una latitud de menos de medio diafragma!), caducada pero conservada en nevera desde recién fabricada, cortada de 16 mm a Súper-8 e introducida en cartuchos Single-8 en tandas de sólo 10 metros.

Ahora al anochecer, tras el trabajo en IB Cinema, toca comenzar a redactar el guión: ese temible momento con la pantalla en blanco. Una vez iniciado el primer párrafo, suelo escribir bastante rápido dado que como,  normalmente, cuando filmo, lo hago tras horas de estudio de documentación, en el momento de teclear tengo ya una idea bastante avanzada de lo que quiero narrar.
 

Para preparar este documental, visité cuatro bibliotecas públicas y tuve la suerte de que un amigo, bibliófilo, ¡me cambiase un ración de pulpo a la gallega por un ejemplar de la edición original, decimonónica, del famoso opúsculo sobre la Virgen de Pastoriza escrito por Emilia Pardo Bazán! Comparto la filosofía expuesta por la ilustre escritora gallega, en su librito, para todos mis guiones documentales: hay que respetar y patrocinar las leyendas mientras no las desmientan datos irrecusables;  a fin de cuentas, es lo que hacen los ingleses con su historia.
 

Los guiones para cine se teclean con tipografía Courier 12, cuerpo de letra de las máquinas de escribir antiguas. El sector audiovisual de todo el mundo sigue manteniendo esta tradición hollywoodense por una razón práctica: con este cuerpo de letra,  cada página se corresponde a un minuto de metraje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada