lunes, 19 de septiembre de 2016

SÚPER-8 SIN ANAMÓRFICO: ¿1.33 o 1.66?

Estoy muy contento con la aceptación de "No hay futuro (Opus 1)". Ayer domingo no pude consultar los visionados, por tener que llevar a mi hija Verónica a Madrid. Pero hoy lunes, en la oficina, veo que, durante el fin de semana, sin más promoción que el boca-oreja, el trabajo ha sobrepasado los 3.000 espectadores, cifra que, aunque no se acerca a los ¡¡¡más de 20.000 coruñeses!!! que vieron "Dr. Jekyll en la ciudad de las playas" en menos de una semana (en agosto), sigue llamando la atención pues las descargas ¡¡¡proceden de más de 70 países diferentes!!!, en lo que, en mi opinión, es una prueba que Kodak acierta al promover el súper-8: transcurrido más de medio siglo desde su invención, lejos de estar desfasado, es un paso cinematográfico que tiene mucho que decir, tanto artística como técnicamente y muy útil para las Facultades de Cine pues, por tratarse un sistema argéntico, es preciso demostrar (debido a su coste y dificultades) el correcto aprendizaje de las tecnologías fotocinematográficas.

Normalmente, suelo rodar casi todos los trabajos en súper-8 en anamorfosis, para la obtención de la pantalla panorámica. Actualmente, el 2.35: 1 (o incluso superior) se ve muy bien con la birriosa calidad HD pero, la resolución de las emulsiones de Súper-8 son tales, que, en el futuro, con digitalizaciones en 5 K (ya posibles) el formato panorámico lucirá glorioso.

Dada la temática de la serie "No hay futuro", la crisis, decidí rodar todos los trabajos que la compondrán en el formato normal del Súper-8, el 1.33: 1 o "académico", denominado por el vulgo 4:3.
Sin embargo, ¿por qué razón NO HAY FUTURO (OPUS 1) se ve en formato 1,66: 1? (un formato tradicionalmente denominado "europeo", que estaba en desuso y que ahora registra un revival).  La explicación es bien sencilla: la mayor parte de las cámaras de cine fabricadas para el sistema Single-8 captan más imagen que la que luego se ve en proyección directa del original: al digitalizarla, aprovecho una parte de esta imagen extra. En los fotogramas que ilustran este texto puede verse las dimensiones de una captura de Single-8 "full frame".

¿Y cuál es la diferencia entre Single-8 y Súper-8? Actualmente, ninguna más que el cartucho. La película es la misma, sólo que los cartuchos Single-8 permiten no sólo su rebobinado integral, para efectos especiales, sino que, además, es la cámara la que cuenta con el presor, a diferencia de lo que ocurre con los cartuchos de Súper-8.
"No hay futuro (Opus 1)", rodado con esa dinamita que es la inversible AGFA Scala, revelada por el maestro Marc Martí, puede verse aquí:

NO HAY FUTURO (OPUS 1) from IB CINEMA Motion Picture Films on Vimeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada