viernes, 13 de enero de 2017

AGADIC: ¿POR QUÉ NOS DENIEGAN LA SALA DEL CGAI-"FILMOTECA" DE GALICIA?

El mes pasado, pese a ser solicitada con tres meses de antelación (ni un día antes, ni un día después: quisimos ser estrictos), tal y como se nos había indicado el año anterior, nos fue denegada la sala del CGAI para celebrar la segunda edición de LC Súper-8 Global Day, evento internacional, donde no sólo se proyectaron obras foráneas, sino que incluso algunos artistas allende el Padornelo se desplazaron hasta La Coruña (pagando avión y hotel de su pecunio).
El recinto público ideal para el desarrollo de este evento fue denegado pese a que la actividad no iba a costar un duro al contribuyente, tenía trascendencia internacional y venía avalada por el éxito de la primera edición. Tuvimos que organizarla en una sala privada, con aceptación notoria y fuerte repercusión mediática.
Se denegó el CGAI pese a que la actividad a desarrollar sería propia de una filmoteca, dado que incluía:
1) la proyección de piezas históricas de Antonio Docampo (la presencia, en silla de ruedas, de este "padre del cine gallego", sería merecedora de un recinto oficial, no de una sala privada);
2) el estreno en cine de varios cortometrajes gallegos;
3) el estreno en Galicia de varias obras de acreditados artistas internacionales;
4) la presentación internacional de los dos nuevos sistemas de positivado a partir de negativo en Súper-8, el de Kodak y el Fuji; y
4) la restauración, proyección en su soporte original y posterior digitalización en 4K del primer cartoon de animación tradicional filmado en Galicia, "Y yo... ¡con estos pelos!", de Marta Docampo, que se puede ver en el siguiente enlace:
http://mimundoensuper-8.blogspot.com.es/2017/01/y-yocon-estos-pelos-primer-cartoon.html
A propósito de este pionero trabajo de dibujos animados, hemos recibido solicitud de información tanto de estudiosos de Madrid y Barcelona pero ¡ni una sola consulta por parte de los organismos que deben velar por la conservación del audiovisual gallego! 


¿POR QUÉ NOS DENIEGAN SISTEMÁTICAMENTE LA SALA DE LA XUNTA DE GALICIA?
La única razón que se nos ocurre es que se les pone en evidencia. El CGAI cuenta ahora con ¡¡¡cuatro personas programando!!!, para ciclos que, en su mayor parte, vienen hechos de otras instituciones (y usan un servicio externo hasta para traducir al gallego los textos). En la fotografía superior, tomada de las redes sociales, puede verse a toda la tropa del CGAI; ¡parece el ejército de Pancho Villa!: todos generales y sin un soldado, que sería el proyeccionista Antonio Ramos: han despedido a una de las personas fundamentales en cualquier filmoteca; la labor del proyeccionista Ramos la cubre el ahora encargado del archivo haciendo horas extras que ¿estarán contabilizadas y firmadas, como obliga la ley? 
A este ejército de oficiales sin soldado hay que añadir el "alto estado mayor", una no menos numerosa estructura que existe por encima de ellos en lo que López Chaves tan acertadamente había denominado, en sede parlamentaria, como el chiringuito AGADIC.
Nos negaron la sala para LC Súper-8 Global Day y, en su lugar, como está descrito en el enlace anterior, proyectaron un documental ¡¡¡sobre el Prestige!!! con la asombrosa asistencia de ¡¡¡5 personas!!!, incluyendo al director y al agente secreto que enviamos para que fotografiase la sala (instantánea inmediatamente inferior).
Y saben que les ponemos en evidencia por experiencia, pues el tema viene de antiguo, cuando, tras mucho insistir para conseguir esa céntrica sala, incluso a niveles políticos, conseguíamos, con nuestras programaciones,  no sólo llenarla, sino que había espectadores que se quedaban fuera sin poder entrar, organizando una persona sola lo que no son capaces de llevar a cabo diez: con programas propios, localización de originales cinematográficos (no Blu Rays), restauración de cada fotograma, proyección en cine y su digitalización  en alta calidad para su ulterior consulta por estudiosos.
FACEBOOK LO RECUERDA.
La popular red social de Mark Zuckeberg recuerda el llenazo de ayer hace 3 años, en el CGAI, con la charla-sesión "ANIMACIÓN PROHIBIDA".  Agradecemos a José Luís Moar Rivera esta instantánea que plasma la sala sin un asiento libre, con muchos que no pudieron entrar (la última butaca fue para la periodista de "El Ideal Gallego", la amiga Doda Vázquez)


Y se consiguió llenar  pese al boycott del CGAI, que, estando avisados desde noviembre, no incluyeron la charla-sesión en su catálogo impreso de programación de enero (lo anunciaron sólo por Internet, tras nuestra insistencia al pretor del chiringuito,  en un monte a las afueras de la población coruñesa de Santiago).
En aquella ocasión, aparte de las amigas Fernanda Flores y Margarita Osende, que ayudaron ejerciendo hasta de acomodadoras, el único del CGAI que sí cumplió su cometido fue Antonio Ramos, el proyeccionista de cine,  que se desvivió por el buen desarrollo de un evento que, gracias a La voz de Galicia, ¡atrajo espectadores desde Vigo! El pago por trabajar bien: ¡su despido! El pobre Antonio, con sus conocimientos y eficacia, también ponía en evidencia la incompetencia del resto del personal.


UNA OPINIÓN INDEPENDIENTE.
Reproduzco lo que, en su Facebook, publicó sobre  aquella charla sesión José Luís Moar, quien, antes de su jubilación, fue el director técnico del MUPEGA y carnet número 2 del mítico cine-club Aldebarán: "Hemos tenido, los que hoy hemos abarrotado el CGAI, una oportunidad privilegiada y única de visionar un material, en versión original, que constituye una reliquia preciosa de la historia del cine de animación. Un éxito total por lo que felicitamos a los organizadores y en especial a Benedeti.
Resaltar lo siguiente: El ponente (Ignacio Benedeti) ha tenido que presentarse a si mismo al no asistir, previa disculpa, los que lo tendrían que hacer. Fue una actividad no subvencionada y programada por unos entusiastas del cine. Hasta el agua que bebió el interviniente la sufragó de su bolsillo. Lleno absoluto. Hubo gente que se quedó en la calle por falta de localidades. El anacronismo está en que el desarrollo de otras actividades fuertemente apoyadas económicamente con dinero público y con gran alarde publicitario registran en sala 12 o 15 espectadores, a veces menos. Cultura del Concello, Cultura de la Xunta tendrían que tomar nota de esto. Porque podría suceder que el público y la administración naveguen paralelamente pero en diferentes niveles de interés".

Esto es todo, amigos (que diría Arvizu, doblando a Bugs Bunny). Pero añadimos: eso es todo... por hoy. Seguiremos informando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada