miércoles, 4 de enero de 2017

COMO HUNDIR EL CINE EN GALICIA DESDE LAS ADMINISTRACIONES.

Hoy no voy a escribir aquí desde mi faceta de productor (con títulos emblemáticos como "Minotauromaquia: Pablo en el laberinto", nominada al Goya y a los premios de la Academia Europea del Cine,


 o  "Estigmas", primero y único largometraje de producción gallega premiado en la sección oficial de la SEMINCI);


ni de conferenciante (en múltiples foros, desde la filmoteca de la Generalitat hasta la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España),
 ni de articulista cinematográfico (con publicaciones desde ABC o La Voz de Galicia hasta  revistas técnicas de España, Gran Bretaña, Alemania o Estados Unidos),


 ni como, entre otros títulos, diplomado en Dirección de Cine por la Universidad Camilo José Cela; ni como numerario de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España; ni como el mayor coleccionista español de cartoons en 16 y 35 mm (también largometrajes y aparatos); ni como archivista y restaurador (con éxitos como las mejores  restauraciones foto-químicas en toda la redondez de la Tierra de las más emblemáticas obras de Riefensthal), ni como miembro de jurados como el de Mundos Digitales o Malta´s Golden Knight Festival.


Sí voy a redactar unas líneas, sin embargo,  como responsable de las mayores campañas de promoción del cine en Galicia desde hace 30 años (con Noite de Cine, de ámbito provincial; el desaparecido Cinema de Noite, de ámbito regional o las colecciones de DVDs de La Voz de Galicia en las que, desde IB Cinema, se llegaron a mover, durante dos veranos, ¡100.000 DVDs! de películas gallegas).



CINEMAS DE GALICIA. DIGLOSIA CINEMATOGRÁFICA
AGADIC, ese organismo que López Chaves había bautizado, en sede parlamentaria, como "chiringuito", desarrolla desde 2014 una campaña de promoción del cine gallego que, en mi opinión, y a la vista de lo ocurrido este lunes en Betanzos, en lugar de poner en valor nuestro cine para lo que sirve es para asociar "cine galego" con "cutrez".
Durante diciembre, desde IB Cinema, se proyectaron en el Cine Alfonsetti de Betanzos (gloriosa sala, posiblemente la mas antigua de España en funcionamiento), varias películas europeas y americanas. Nuestra pantalla, colosal, de lado a lado del escenario. La proyección,  desde dentro de la propia cabina, a través del ventanuco, de forma que, para el público, la sensación era la de estar disfrutando de una experiencia cinematográfica normal y corriente, con idénticas calidades a las de un cine comercial de pago (leer en este enlace sobre las magnas proyecciones de IB Cinema en el Alfonsetti: http://mimundoensuper-8.blogspot.com.es/2016/12/cine-en-el-alfonsetti-la-sala-mas.html )
Anteayer lunes me telefoneó una miembro de la antigua familia propietaria del cine para informare que la proyección del ciclo Cinemas de Galicia de AGADIC, se hacía no desde cabina, ¡sino desde la propia sala!, como en un colegio, y hasta con la visión de los menús en pantalla.
Ayer martes llamé al ayuntamiento, donde no sólo me corroboraron la información, sino que añadieron que la pantalla de AGADIC era más pequeña.
Con este proceder, lo que consigue AGADIC es que la gente vea que, cuando se proyecta cine en gallego, se hace en peores condiciones que el extranjero, o sea, una especie de "diglosia cinematográfica": calidad y procedimiento idéntico al de las salas comerciales cuando se proyecta cine en español, cutrez de un videoproyector en sala con pantalla mas pequeña y menú en la misma cuando se videoproyecta cine en gallego.
Se habla mucho del "nuevo cinema galego". Mal futuro tiene, de cara a su estima por el público de la región, con actuaciones como la de AGADIC y sus proyecciones domésticas.


SCREENLY Y "EL VERDUGO" EN LA CORUÑA.
Una de mis películas españolas favoritas es "El Verdugo", de la cual soy lo suficientemente afortunado como para poseer un positivo en 16 mm.  A través de Screenly, me enteré que este título glorioso del cine patrio se exhibirá dentro de unos días en el  queridísimo marco del Teatro Colón de La Coruña. Como en el anuncio no se indicaba el formato, y puesto que el acto se publicita como presentado por José Manuel Sande, actual responsable de la concejalía de cultura, me puse en contacto con él (pues lo conozco personalmente desde hace muchísimos años), para preguntarle si la obra se proyectaría en 35 mm o en DCP (digital profesional).
Me contestó que no lo sabía pero que, dada la infraestructura del Teatro ,creía posible que se exhibiese en 35 mm., lo cual me ilusionó bastante. No obstante, como el coste de la entrada no es precisamente barato (8 eurazos, o seis si se reserva con antelación), me dirigí directamente a Screenly para preguntarles si podrían confirmarme si el pase sería en 35 mm. Me respondieron diciendo que la proyección ¡la harían en Blu Ray!  ¡¡¡8 euros por ver una reproducción de película en un sistema doméstico como el Blu Ray!!!
A todo esto, debo aclarar que, mientras en 35 mm el Teatro Colón puede proporcionar la mejor calidad de imagen y sonido de toda Galicia (lo sé, pues Marcos y yo proyectamos allí la producción de IB Cinema "Linko" en 35 mm, en plan "generalísimo", con la inmensa sala para nosotros solos), el videoproyector es, sin embargo, un modelo muy desfasado que,  sin ni siquiera toma HDMI, proporciona una calidad muy lejana a la que pueden ofrecer, por ejemplo, los cercanos cines de El Puerto.  Por cierto,  ahora los de Screenly ya anuncian que la proyección la llevarán a cabo en "digital": omiten advertir, sin embargo,  que emplearán  un sistema doméstico como el Blu Ray, en lugar del profesional DCP.


¿QUIEREN CONSEGUIR QUE EL PÚBLICO DEJE DE ASISTIR A LAS SALAS?
Campañas como la de "Cinemas de Galicia" o la de Screenly en Blu Ray, dignas de Pepe Gotera y Otilio, lo único que consiguen es enfadar al experto y dejar mala sensación en los que no lo son tanto, que ven de forma clara y palpable la diferencia entre una proyección como Dios manda y otras con sistemas domésticos o videoproyectores en sala. Si a esto añadimos que AGADIC despidió a su proyeccionista de La Coruña, hace unos meses, parece que las directrices van por ese camino: destruir la asistencia a los cines, contrariamente a lo que prometió el Partido Popular en su programa gallego. Por cierto, que el CGAI, por aquello de "dime de lo que presumes y te diré de lo que careces",  adorna su burocrático acrónimo con el pomposo "Filmoteca de Galicia": siendo buena parte de su programación en vídeo, mas bien se tendría que denominar "CGAI-videoclub Josman II". 
PS: para los que me leen desde fuera de La Coruña aclarar que Josman fue un popular videoclub de esta ciudad.




CINEMA DE NOITE -promo reel- from IB CINEMA Motion Picture Films on Vimeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada