domingo, 8 de enero de 2017

TRAIN TO BUSAN: ¡PELÍCULÓN!

"Train to Busan", estrenada en Cannes y en Sitges, y en las salas españoles desde esta semana --de la mano de la distribuidora A Contracorriente--, ha entrado, para mí, entra las diez mejores películas de zombies de la historia. A pesar de que la proyección de La Coruña era en versión original ¡¡¡en coreano!!!, subtitulada en español, el recinto estaba casi completo, con aplausos al final: pagué sólo 4.90 € pero "Train to Busan" es una obra redonda que,  incluso con la entrada a precio normal, te permite abandonar la sala con la sensación de que el importe pagado es un dinero bien invertido.


El personaje central es Seok-woo, un gestor de fondos de inversión estresado con su trabajo y su divorcio. Su hija de nueve años, Su-an, sintiéndose descuidada, pide a su padre que la lleva a Busan al día siguiente para ver a su madre, con el fin de celebrar su cumpleaños. 

En el tren-bala comienza la presentación del resto de personajes. A partir de ahí, todo es una terrorífica sucesión de secuencias, cuando un zombi, que consiguió subir al tren, muerde a una azafata, que también se convierte en zombi y así sucesivamente. Lo mismo acontece en el resto de Corea del Sur, en una emocionante montaña rusa de emociones hasta el mismísimo final.
Pese a lo contenido del presupuesto, todas las escenas de ataque de los zombies se encuentran magníficamente llevadas a cabo con una combinación de efectos especiales tradicionales y digitales. Sorprenden, en estos zombies coreanos, su rapidez en la  búsqueda de carne humana: ¡son casí olímpicos! Quien esto escribe, que es persona sedentaria, ¡no habría podido escapar!


El espectador se queda sin aliento viendo a los zombies agrupándose en  hordas, chocando por las ventanas y puertas de cristal del tren. "Train to Busan" tiene también su parte de melodrama, principalmente con la historia padre-hija, pero también con todo un elenco de personajes secundarios, como la del hombre corpulento con su esposa embarazada, un adolescente con su novia y su equipo de béisbol, un hombre de negocios altivo, dos hermanas mayores y un "sin techo", entre otros.


Como punto negativo, sólo un pequeño gazapo del guión, al final de la película, en el momento en que los soldados están a punto de disparar a la niña y la mujer sobrevivientes, cuando caminan a través de un túnel: ¡los zombies no ven en la obscuridad! 


Igualmente, pero esto ya es algo personal, las películas de zombies me gusta que se rueden con película y se distinga el grano, como se hace incluso en series de televisión ("The walking dead", filmada en 16 mm). Zombies y grano, para uno, van de la mano




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada