miércoles, 14 de marzo de 2018

SILMA 250S: LA JOYA DE TURÍN

Además del austriaco Eumig, el otro gran fabricante europeo de proyectores sonoros, durante los años setenta, fue el italiano Silma, marca que los alemanes de Robert Bosch compraron en 1970. Ya bajo gerencia teutona, la fábrica de Turín llegó a producir la friolera de ¡250.000! proyectores en 1974, con 1.188 trabajadores empleados de forma directa. En aquel entonces, Silma vendía también bajo otras marcas (entre ellas, Bauer, Bolex, Canon o Fumeo), llegando a copar el setenta por ciento del mercado italiano. Cuando el colapso del Súper-8 era inminente, Robert Bosch se deshizo de la fábrica en 1981. Los nuevos propietarios de Silma llegaron a comprar también el derecho de uso de la marca de su otrora competidora Eumig.
INNOVACIONES DE SILMA: LA CARA Y LA CRUZ
Silma será recordada por sus múltiples avances en la época gloriosa del Súper-8: proyectores con capacidad para 240 metros en 1967, retroproyectores sonoros en 1976, pulsadores electrónicos en 1978 o microprocesadores en 1980, todo ello, a un precio razonable y con un diseño envidiable. También, sin embargo, fue responsable de la introducción de algo desdeñable: la supresión del rodillo dentado de admisión, algo terrible para la longevidad de las películas y que, sin embargo, fue desarrollado, por increíble que parezca, por los alemanes de Robert Bosch y contó con el visto bueno de marcas como Canon. 
ETAPA DE ROCCO CANELLI: LA ÉPOCA DORADA DE SILMA.
Antes de que, en 1970, los teutones se hiciesen con la factoría de Turín,  introduciendo los elementos sintéticos en detrimento de los metálicos, Silma pertenecía a Rocco Canelli: en esos tiempos, aunque la producción era muy menor (tambien la plantilla, con unos 600 operarios), se llegaron a fabricar proyectores de altísima calidad, como el aparato objeto de esta entrada. 
SILMA 250 S: LA JOYA DE TURÍN
De fabricación totalmente metálica, sorprende por múltiples detalles. En primer lugar, tratándose de un modelo presentado en 1967, llama la atención la gran capacidad de sus bobinas: 240 metros. 
El garfio, de doble uña, es de un arrastre muy rápido, lo que permite usar un obturador con palas ligeramente inferiores a 40 grados, para un máximo aprovechamiento de la luz.
La fuente luminosa procede no de una bombilla halógena normal, que incorpora su propia parábola, sino de un bulbo halogéno de los de dos patillas: es el proyector el que incorpora su propio espejo reflector y lente condensadora, en un sistema que, aunque de fabricación mas costosa, a cambio, es lo mejor a largo plazo pues este tipo de lámparas, de muy económico coste de adquisición, pueden llegar a durar unas dos mil horas (esta concepción tiene, no obstante,  un "handicap": concentra menos luz en ventanilla)
El proyector Silma 250S incorpora un enchufe para luz de sala que, cuando la proyección se detiene, enciende la iluminación ambiente automáticamente, un refinamiento que hoy no se encuentra en ningún proyector digital.
El aparato es de enhebrado automático pero, como el canal de la película permanece a la vista, y el portaobjetivos es abatible (se puede abrir 180 grados, como en los Fumeo de Milán, el Fujicascope SH30, los Elmo o el Beaulieu), resulta posible extraer a mitad de proyección en cuestión de segundos. Este sistema de canal libre, conjuntado con un doble sistema de rodillos dentados, y presor metálico, asegura un máximo cuidado en el tratamiento de la película (en algunas unidades es posible que el presor de los rodillos dentados requiera un ajuste, para evitar rayas). Como nota curiosa, decir que el rodillo dentado de salida posee un estroboscopio incorporado. 
DOS MOTORES ASÍNCRONOS
Soy un defensor de este tipo de motores por su vida prácticamente ilimitada. Uno de ellos, se ocupa exclusivamente de la ventilación: maravilla su capacidad de insuflar aire, que ya le gustaría obtener al Beaulieu HTI de los años noventa.
El otro motor es el de tracción: el cambio de velocidad es mecánico. 
El interior del aparato representa una delicia visual por la gran calidad de los materiales: llama poderosamente la atención el tamaño de su volante de inercia, que supera el kilo de peso y se encuentra muy bien balanceado. 
La electrónica del amplificador es lo único que realmente se puede estropear pero su diseño es tan sencillo que la reparación se encuentra al alcance de muchos técnicos. Aunque la potencia no es elevada, la calidad sonora es muy buena para la época: de 50 a 10.000 Hz a 24 fotogramas por segundo. 
Un gran detalle es que, aparte del altavoz incorporado en el cuerpo del proyector, el maletín que viene de serie contiene otro altoparlante, con su cable de extensión, que puede ser utilizado a modo de caja acústica ubicada junto a la pantalla. Este maletín sirve de alojamiento para accesorios como el micrófono, la bobina receptora o el opúsculo con las instrucciones, amén de ser sumamente útil para guardar el proyector libre del polvo cuando vaya a permanecer sin uso durante periodos largos.
El Silma 250 S tiene detalles como que las dos sujecciones superiores en las que se encaja la tapa posterior (metálica) llevan sus correspondientes "silent blocks" de goma, para evitar las vibraciones tan molestas en otras máquinas. 

UN OBJETIVO DE EXCEPCIÓN: EL KERN SWITAR.
Pero el hecho que prueba que este aparato fue diseñado para el sibarita del cine es el objetivo con el que está dotado. Si bien algunas unidades fueron vendidas con el Isco Kiptagon con focal variable de 15 a 30 mm, Silma recomendaba una opción algo mas cara: el Kern Switar f 1.3 de 12.5-28 mm, hecho en Suiza, y que es el non plus ultra de los objetivos de focal variable concebidos para Súper-8. 
Con los años, aparecerían objetivos mas luminosos o con mayor longitud focal pero ninguno es capaz de superar en resolución a este Kern Switar. De hecho, en mi Fumeo Xenón 500, he sustituido el Isco Schneider original, un f 1.1 de 11 a 30 mm, por un objetivo como este (con resolución sólo superado por otro objetivo, también de Kern, el de focal fija f 1.1 de 25 mm). El zoom Kern Switar del Silma 250S, de barrilete íntegramente metálico, es fácil de adaptar a cualquier otro proyector, mediante la "camisa" adecuada, debido a su pequeño diámetro).
Hace muchos años que el Silma 250S se encuentra en la colección de Cinemateca de Galicia/IB Cinema. De vez en cuando, lo subo del almacén a la oficina para ponerlo en marcha y deleitarme con los acabados de esta joya de Turín


6 comentarios:

  1. Hola buenas tardes, tengo este proyector pero estoy teniendo problemas con la proyeccion de la pelicula parece que funciona bien pero de repente pierde foco y es como si se volviese todo borroso, nose si tiene que ver con la velocidad de la rueda dentada, o que alomejor yo no lo estoy operando bien, parece que todo funciona correctamente, ajusto el foco y parece que funciona pero de repente cuando lleva un rato funcionando bien se vuelve borroso no se si es que no cargo bien la bobina o es un problema de mecanica parece que todo funciona bien, le pasa a veces que la pelicula no acaba de cogerla bien y se va quedando en la parte de arriba tira sobrante, quiero recuperar una cinta antigua pero me es imposible que la pelicula se reproduzca completamente nitida.

    ResponderEliminar
  2. Tengo este proyector , y estoy muy contento con él.nunca me falló.Por falta de uso lo quisiera vender. javilosa55@gmail.com

    ResponderEliminar
  3. ...tambien tengo ( se podría hacer un lote junto ocn el proyector ) : moviola , empalmadora de peliculas y pantalla con patas tipo tripode. todo impecable

    ResponderEliminar
  4. Me ha llegado esta maquina pero sin cable d alimentacion...algun consejo? Podria hacerme un cable casero?

    ResponderEliminar
  5. La mayoría de los proyectores Silma anteriores a la adquisición de Bosch / Bauer en 1969 tienen el mismo cable. Entonces compraría una Silma barata como una 120M con cable.

    ResponderEliminar
  6. Hola, alguien me ayuda. Soy de la plata. Tengo un proyector de eso. No tengo los cables para enchufarlo. En las mudanzas se perdió... Y tengo una cinta que quisiera recuperar!!! Alguien me puede ayudar??

    ResponderEliminar