domingo, 31 de julio de 2016

ASÍ SE PREPARAN LAS PELÍCULAS DE 35 MM

Las películas de 35 mm vienen del laboratorio en bobinas de quince o veinte minutos,  que los proyeccionistas deben montar en un gran rollo de hasta cinco kilómetros de película.

Cuando un título concluye su exhibición, debe ser desmontado en el mismo punto de cada rollo y devuelto en sacas especiales a la distribuidora, donde, tras repasar su estado, se enviará a la siguiente sala.

Un proceso laborioso a cargo de personal cualificado, eliminado con la tecnología digital. En la fotografía, Marcos Javier Fernández Eimil, de IB Cinema, montando un largometraje en 35 mm para el programa de cine de verano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada