martes, 26 de julio de 2016

FOLLETOS FUJIFILM SINGLE-8 DE SEPTIEMBRE DE 1975

Todavía estaba vivo Franco, uno era un niño, y en la Droguería Villar de la coruñesa calle Real,  que en aquel entonces vendía también artículos fotográficos (al igual que las ópticas), recogí la tarifa de precios y varios folletos del entonces importador de Fuji Film en España, Mampel Asens. Tenía entonces 14 años y los he conservado durante todo este tiempo: de vez en cuando los miro.

La Fujica ZC1000, cuyas características me sabía de memoria,  tuve la fortuna de poder comprarla, años después, a diez mil pesetas mensuales, en mayo de 1978, en el desaparecido establecimiento Foto Miguel, de la calle Riego de Agua.

Posteriormente, ya cuando me fui a estudiar Ciencias de la Información a Barcelona, el señor Mampel se puso en contacto conmigo, a raíz de mi banco de pruebas sobre la Fujica ZC1000 publicado en las revistas Cinema 2002 y Nueva Lente, que hizo vender muchas unidades, y, como agradecimiento, me proporcionó ¡¡¡por sólo 25.000 pesetas!!! una unidad de la Fujica ZC1000 tipo N, en ese entonces recién llegada, "shop soiled" que sólo había sido mostrada tanto en SONIMAG (en aquel entonces la más relevante feria audiovisual española) como en la sede de Mampel Asens (actualmente Fujifilm) en Aragón 180, que yo visitaba casi todas las semanas.

La Fujica ZX300 la obtuve a principios de los ochenta. Ambas cámaras las estoy usando sin interrupción desde hace casi cuarenta años, llegado mi entusiasmo al extremo de conocer, hace dos lustros, a su diseñador Shigeo Mizukawa cuando estuve "Lost in translation" en Tokio.
Respecto a la Fujica ZC1000 quiero decir que es una cámara con objetivo intercambiable tipo C, con obturador de espejo oscilante, que se levanta y baja 24 veces por segundo (o más, pues la cámara puede filmar hasta a 72 fotogramas por segundo); tras todos estos años de uso, en las mas variadas condiciones, desde el Ártico hasta las arenas del desierto, en que he filmado con ella miles de kilómetros de película, ¿cuántos millones de veces habrá subido y bajado el obturador? Pese al uso intenso durante décadas, sigue hoy como el primer día: ¡vaya diferencia con las cámaras digitales!
Cuando, en el prefacio de las instrucciones de la ZC1000, se dice: "le agradecemos su compra de este modelo, que estamos seguros le proporcionará largos años de satisfacciones", lejos estaba de suponer, quien lo redactó, que casi cuarenta años después habría filmmakers usando la cámara.
Por cierto, que en los folletos se detalla de forma exhaustiva el procedimiento de revestimiento óptico EBC (acrónimo de Electronic Beam Coated), entonces novedoso, y del cual, desde niño, soy un acérrimo defensor: no debía estar muy equivocado, en mi criterio, pues los objetivos Fujinon EBC se han convertido actualmente en el estándar de la industria cinematográfica, a la par con los Zeiss.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada