domingo, 24 de julio de 2016

VIÑETEADO AL DIGITALIZAR PELÍCULA CINEMATOGRÁFICA.

Ciertos telecines profesionales poseen una ventanilla capaz de escanear una superficie mas grande de  cada fotograma cinematográfico, virtud muy ventajosa pues algunas cámaras, como bastantes de Fujifilm,  son capaces de registrar hasta más allá de las dimensiones estandarizadas para proyección (con la ZC1000, calculo que un 10 por ciento más de imagen).
Como esta captación de imagen no se ve en el visor de la imagen, ni en proyección cinematográfica con película, para evitar en su telecine a digital las esquinas oscuras o "viñetajes" --que dicen los franceses--,  es menester tener cuidado a la hora de filmar en, por lo menos, las siguientes circunstancias:
1) Rodando con anamórfico, precaución máxima con anamórficos y filtros: alguno de sus bordes, aunque no se vean ni en cámara ni en proyección, si se filma con angular, a la hora de digitalizar la imagen, la captura extra de imagen, que permitiría un formato algo más ancho en distribución digital, probablemente implicará viñeteado de la imagen, agravado si se enfoca a corta distancia, pues ello implica que la lente frontal se desplace hacia fuera.
2) Siempre que sea posible rodar con filtros con montura extra-fina, concebidos para granangulares, muy especialmente en objetivos como el zoom Angenieux 6-80 mm.
3) Cuando, con objeto de obtener un granangular extremo, al objetivo Fujinon EBC 5.5 mm se le añade un conversor ultragranangular Canon, es mejor elegir el modelo C67 al C43, pese a la comodidad proporcionada por este último dado su menor peso y tamaño.
4) En todos las circunstancias: ¡cuidado con el parasol! Las "esquinas obscuras" no se verán en proyección cinematográfica, pero sí estarán en el fotograma.
Si se hace caso omiso de estos consejos, una vez efectuado el telecine, ello conllevará tanto una pérdida de tiempo como de imagen en postproducción.
Adjunto, a modo de prueba, fotografías del mismo plano del opus número uno "No hay futuro": en el superior, se puede apreciar la imagen ya digitalizada en la pantalla del ordenador; en la fotografía inferior, la imagen proyectada en su correcto formato académico. Como se rodó con el granangular Fujinon con el conversor Canon, vemos como las esquinas del parasol son visibles en los ángulos superiores de la imagen, aunque no lo eran en el visor; también de puede comprobar el área de más captada por la ZC1000.
¡Cómo nos gustan las dificultades a los que filmamos en argéntico, en lugar de grabar en numérico! El argéntico exige una sabiduría y una experiencia fruto del artista: el digimerde degrada el poder de la creación al alcance de cualquier manipulador de basura.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada