domingo, 31 de julio de 2016

NO HAY FUTURO (OPUS 2: YAGO LOSINA)

"NO HAY FUTURO" es una serie de cortometrajes sobre esta crisis económica que nos ahoga a los españoles y que se encuentra a punto de entrar  en su VIII año triunfal.

El primer trabajo de la serie se encuentra revelado y montado, a falta de la sonorización: es el "Opus 1", con la historia de Onésimo, filmada con la deprimente película AGFA Scala (revelada por el maestro Marc Martí). La elección de la emulsión o emulsiones de cada cortometraje que componen la serie "No hay futuro" ha sido cuidadosamente sopesada, pues las diferentes texturas forman parte del metalenguaje de la historia, circunstancia que la gente formada en el digital no podrá valorar.

Uno de los personajes secundarios de cada cortometraje es el protagonista del siguiente trabajo, y, en cada uno de ellos, se lleva el súper-8 a sus límites. Si el Opus 1 de "No hay futuro" (Onésimo), finalizaba con el plano subjetivo del protagonista suicidándose desde un sexto piso en una espectacular secuencia en que, para nuestra sorpresa, ¡la cámara sobrevivió! (como fue recogido por "La opinión"), en  el Opus 2  ¡la misma cámara también sobrevive tras ser arrollada por un camión! (en principio, estaba pensado que fuera un tren pero RENFE/ADIF, en una estación secundaria y sin apenas tráfico, nos pidió la friolera de ¡¡¡mil pavos!!! por un permiso de una hora).
Hoy por la mañana, como esta noche no tenemos cine al aire libre, rodamos con la película de blanco y negro Kodak Tri X tanto la secuencia del camión, como otras del principio de la obra. Y es que este cortometraje lo hemos empezado a filmar por el final, con esa parte del metraje registrado con la película que vuelve la vida más bonita que la realidad: la inimitable Fujifilm Velvia, en una partida experimental para cine,  de la versión de 100 ASA, que me proporcionó el amigo Tak Kohyama --revelada en Retro Lab Cinema de Marbella--; y que sólo se seguirá comercializando para diapositiva de 35 mm y gran formato.

Esta mañana de domingo, nos juntamos para el rodaje el gran Fernando Pujalte, el no menos grande Xosé Castro (acompañado de su hija), el todoterreno Marcos Fernández Eimil (proyeccionista por la noche, actor por el día) y herr kommandant Javier Suárez (protagonista del Opus 1), una especie de Mc Guiver  para resolver lo imposible.
Todas las secuencias de hoy fueron filmadas con la excepcional película Kodak Tri X y empleamos tanto la Fujica ZC1000 como la cámara sobreviviente de la caída del sexto piso, la Fujica ZXM300, cada día más achacosa, pero que sigue viva, y cuando digo viva, no sólo quiero decir que sigue filmando pese al maltrato, sino que empleo el término en su sentido literal:  su interior sostiene un ecosistema de hongos y pequeños bichos (un "bosquecillo" que se puede apreciar en una de las fotos).

Las escenas de color de este cortometraje fueron rodadas con la diminuta Fujica P2 equipada con un ultragranangular Voigtlander, con el obturador reducido a 150 grados, y, para acrecentar el tono místico del final, con la Velvia sobre-expuesta casi un diafragma.
De "No hay futuro (Opus 2): Yago Losina" solo restan ahora cuatro tomas que filmaremos, Dios mediante, pasado mañana. Después, el revelado, ¡y a rezar para que todo haya salido como estaba previsto!, pues, en cine, los resultados no se ven hasta revelar la película y proyectarla: otra cosa que no entienden los del inframundo digital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada