miércoles, 13 de julio de 2016

ENTRE ICEBERGS EN DISCO BAY

ENTRE ICEBERGS EN DISCO BAY
Este cortometraje es uno de los cuatro que componen la tetralogía ártica. Aunque las filmaciones las hice en el 2011, la sonorización, por unas causas y otras, no la llevé a cabo hasta el año pasado. Debo advertir varias golosinas técnicas para que el trabajo pueda ser entendido. Se ha rodado con dos emulsiones, la Fujifilm Velvia 50 y la desgraciadamente desaparecida Fujichrome 64T, en paso súper-8 pero introducido en cartuchos de single-8.
Los cartuchos de single-8 fueron pensados por Fujifilm para emplear con película de poliéster extrafino pero, como ahora, en inversible de color,  tenemos que recurrir a material sensible originalmente fabricado para diapositivas en triacetato de celulosa, mas grueso, en lugar de 15.25 metros (para tres minutos y veinte segundos), en cada cartucho sólo entran entre 10 y 12 metros de película (poco  más de dos minutos de filmación a 18 fotogramas por segundo).
A la hora de proyección o digitalización -para su distribución en Internet-, la película da igual que se haya filmado  en single-8 o en súper-8: el paso es el mismo, película de súper-8.
El súper-8 presenta de origen un formato académico (de ratio 1:1.37, el "cuadrado" de los viejos televisores). ¿Por qué esta película se encuentra, sin embargo, en 16.9, si es en súper-8? La explicación es que la filmé con un anamórfico ante el objetivo primario (que comprime la imagen durante la filmación y la descomprime durante la proyección, a fin de conseguir pantalla panorámica). El formato que se consigue es glorioso: nadie diría que es súper-8, pero me supuso un esfuerzo extra pues a los dos kilos de la cámara y su lente primaría tenía que añadirle los dos kilos del anamórfico.
Unas secuencias de este cortometraje están filmadas con la diminuta Fujica PX300 mientras que otras, entre las que se incluye el espectacular timelapse entre icebergs, se encuentra filmada con mi fiel Fujica ZC1000 en uso continuado desde hace casi cuarenta años.
El montaje lo hice a mano, con moviola, cortando y pegando película físicamente. Posteriormente, le añadí las pistas magnéticas, en los bordes de la película. La sonorización fue llevada íntegramente con un proyector.
¿Cómo se sonoriza con película de súper-8?  Primero, sincronizamos los sonidos directos (con grabo con cassettes Fuifilm de óxido de beridio). En las siguientes fases, en sobreimpresión y por este orden: sincronización de la música, sincronización de efectos sonoros y, por último, locución. Cualquier error en una de estas últimas partes del trabajo significa empezar la sonorización desde el principio de la secuencia pues, en sonido magnético estereofónico de súper-8, el sonido va sobreimpuesto con borrado parcial de lo precedente.
Estamos, pues, ante pura artesanía italiana con precisión nipona, persistencia británica y entusiasmo español.
¿Por qué me complico la vida filmando con cartuchos de single-8 en lugar de súper-8? Es una historia para otro día, que los del inframundo digital no alcanzarán a comprender.
El cortometraje, aquí:
https://vimeo.com/172096870

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada