sábado, 30 de julio de 2016

FUJIFILM VELVIA PARA FUJI HDM SUMERGIBLE

PELÍCULA FUJIFILM VELVIA PARA LA FUJI HDM SUMERGIBLE, una pequeña cámara antichoque que me acompaña desde 1985. En su antigua versión de 50 ASA, la película de diapositivas Fujifilm Velvia 50 era mi emulsión inversible de color favorita, con sus colores sobresaturados, definición cristalina y una virtual ausencia de grano. La he empleado bastante en cine, exponiéndola a 25 ASA (a 50, en uso cine,  queda casi un diafragma subexpuesta). La nueva versión mejorada de  100 ASA roza los límites físicos de la tecnología argéntica y presenta una ausencia de grano auténticamente sorprendente.

En esta versión,  estuvo a punto de comercializarse también para cine, y yo fui lo suficientemente afortunado como  para probar la versión experimental beta, por encargo de Tak Kohyama (revelada por Retro Lab Cinema), que aproveché para el cortometraje "No hay futuro: Opus 2 (Yago Losina)", protagonizado por Fernando Pujalte y filmado hace un par de meses.
 
 
Finalmente, sin embargo, desde Japón se decidieron, para uso cine, a comercializar la Fujifilm Provia 100, no tan saturada y algo menos contrastada, lo cual la vuelve más idónea que la Velvia a la hora de digitalizar pensando en su difusión por la Red (hoy en día imprescindible).

 
Por cierto que, pese a su precio más oneroso,  Fujifilm ha prescindido en la cajita del carrete de diapositivas del lujoso color oro, que implicaba cinco pases por la rotativa (y no cuatro). Supongo que habrán pensado que el mercado profesional no valora este tipo de detalles.
 
 
Actualmente, Fujifilm es el único fabricante de película inversible de color en el mundo, producción que mantiene supongo que por mera cuestión de prestigio, pues las ventas de película (incluyendo la de Rayos X e instantánea) representa menos del dos por ciento de los ingresos de la compañía nipona, hoy convertida en un gigante de las industrias farmaceútica y óptica.
 
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada