miércoles, 3 de enero de 2018

NEGRAS Y GERMANAS... ¡QUÉ BONITA COMBINACIÓN!

Dos cámaras que es mas habitual verlas en su acabado plateado u oro, sin embargo, en su rara versión negra, ¡qué bonitas son! Estas bellezas negras germanas son la Braun Nizo 481 Macro y la Eumig 880. De la Braun Nizo 481 Black ya escribiré otro día pues estoy modificando una para rodar con un formato final, en pantalla, de 3.1:1 (si mi experimento tiene éxito).
La entrada de hoy la dedicaré a la Eumig 880 en negro que me regaló mi amigo Joan Cloquell, de Calonge (Girona), con destino a mi vitrina, en donde ocupa su lugar junto a la Eumig 881 plata. 
A la izquierda, la Eumig 880, a la derecha la extremadamente rara Braun Nizo 481 en negro
EUMIG VS BRAUN NIZO.
Aunque Eumig fue una marca austriaca (durante los años sesenta y setenta, la mayor empresa privada del país), los austriacos son, a todos los efectos, un pueblo germánico. Es una marca a la que le tengo cariño pues el primer proyector "bueno" que poseí (comprado cuando estaba en la universidad, en Arpí de Barcelona, a plazos, gracias a la mediación del recordado señor Noia), fue el Eumig 940 Stereo Multi Processor,  que todavía conservo. 
España fue, para Eumig, su segundo mercado en importancia, tras Alemania, ¡antes que los Estados Unidos y Gran Bretaña! En muchos hogares españoles se conservan proyectores Eumig, que popularizaron el Súper-8 sonoro: con cuarenta o mas años a sus espaldas, tras llevar décadas apagados, se enchufan y funcionan a la primera.
Eumig también fabricó aparatos de radio y cassettes.
En 1976, Eumig comenzó a comercializar su cámara cumbre, la 880 PMA, para competir, ¡a mitad de precio!,  con la alemana Braun Nizo 481, en el mercado desde 1974. 
Braun reaccionó y, desde la aparición de la 880 de Eumig, ofreció una versión en negro y, también, con macro si necesidad de lente de aproximación.
Aunque las prestaciones de ambas cámaras son muy similares, el mayor precio de la Braun Nizo estaba justificado por sus acabados de mayor calidad (paneles del cuerpo en aluminio frente a plásticos de calidad discutible u objetivo Scheneider Variogon 8-48 frente a uno de fabricación propia).
La Braun Nizo 481 ofrece, además, dos características profesionales, como son un obturador variable y fundido encadenado. 
No obstante, la Eumig 880 PMA, tenía un argumento de ventas muy fuerte: un dispositivo asférico granangular (patente de Bolex, mítica marca suiza que había comprado en 1973), gracias al cual se obtiene un asombroso granangular equivalente a una focal de ¡¡¡4 mm!!! 
La Eumig en su versión plateada sobre la extraordinaria pletina de cassette Eumig Metropolitan
La electrónica de la Eumig era, también, muy sofisticada para la época, y la cámara, pese a venderse a una fracción del coste de la Braun, ofrecía, como aquella, un dispositivo de exposición lenta o intervalómetro incorporado. 
Ergonómicamente, la Eumig estaba muy bien concebida, con un práctico tope de goma, para apoyar la cámara en la frente, en rodajes en mano, y un práctico dispositivo de puesta en marcha que se activaba automáticamente al cogerla por la empuñadura. 
Las Eumig 880 (y su sucesora, la 881, idéntica, con la sola reducción en el peso, por el uso de electrónica más moderna), son, además, muy bonitas. 
La Eumig con la lente asférica PMA para obtener un ultra granangular de 4 mm
Su mayor problema es la fiabilidad:  muchas unidades fueron deficientemente ejecutadas pues, durante aquel tiempo, Eumig dedicó a sus empleados mas veteranos a la fabricación de cámaras y retroproyectores para el fallido sistema de Súper-8 instantáneo Polavision, de Polaroid, mientras que contrató a ¡ex mineros! para fabricar sus propios aparatos. 
El resultado fue que dos de cada tres aparatos montados por los mineros regresaban a fábrica para reparar deficiencias en su manufactura; para colmo de desgracias, Polaroid rompió unilateralmente el contrato, con el resultado de que Eumig se vió abocada a la bancarrota. 
Ambas firmas cuentan hoy con un servicio técnico especializado, con piezas originales: Braun Nizo en Francia, de la mano de la mano de André Egido y su firma Cine-Super8.net, y Eumig en Suiza, directamente en la factoría Bolex, todavía activa (en su día, la Eumig 880 se vendió también bajo la denominación Bolex 680). 
Precisamente, la amable gente de Bolex me obsequió con una película promocional, en Súper-8, que muestra en español las excelencias técnicas de la Eumig 880 PMA, película digitalizada en exclusiva para los lectores de esta bitácora, y que en su formato original, Súper-8, tuvimos el honor de proyectar en el Súper8 Film Festival de La Coruña: 

EUMIG 880 PMA from IB CINEMA Motion Picture Films on Vimeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario