martes, 18 de diciembre de 2018

SELLIER FILM FESTIVAL: TRAS LAS BAMBALINAS

Un hecho diferencial del Sellier Film Festival con respecto a todos los demás del universo mundo, en su inabarcable redondez, es que nosotros exhibimos únicamente películas rodadas y exhibidas exclusivamente en formatos cinematográficos: podemos proyectar en pantalla gigante Súper-8, 9.5mm, 16 mm, 35 mm y (a partir de la próxima edición) 70 mm, y sus variantes (por ejemplo, Súper-16, estándar-8 ó 70 mm 15p).
La restauración cinematográfica es, también, otro de los hechos diferenciales. En el futuro llegaremos a proyectar nitratos. Esta IV edición, las películas de Ossorio que el respetado público disfrutará en 35 mm ¡tienen unos 50 años a sus espaldas!, y en su día trotaron por cines de media España. El trabajo de restauración, si se tuviesen que contabilizar los cientos de horas, sería impagable. Por otra parte, ciertos químicos, como FilmRenew, es la Cinemateca de Galicia/IB Cinema la única que los utiliza probablemente en toda Eurasia: desde que su distribución se encuentra prohibida fuera de los Estados Unidos, los bidones nos los trae de forma particular un marino mercante amigo.
El opus de Argento, un original en IB Technicolor italiano en 16 mm de la época de su estreno, tiene unos cuarenta años y, originalmente, estuvo en el mercado non theatrical (fuerzas armandas, universidades...) del amado país transalpino. 
Disponer de él en condiciones de proyección exigió meses de dedicación para restaurarlo física y químicamente. Además, a la película de Argento, le añadimos una banda magnética a la que "repicamos" el sonido en castellano a partir de un vídeo VHS de Ízaro Films (mantiene la banda óptica original en italiano).
Ya sean restauradas o nuevas, los positivos de cine se guardan en rollos de unos veinte minutos de duración, que, para el festival, se montan en bobinas grandes, una labor que consume tiempo y exige pericia, como también conocimiento de la industria a la hora de conseguir los originales cinematográficos. 

Es por ello que, mientras organizar un mal llamado "festival de cine" en digital está al alcance de cualquier chiringuito, no lo es así en el caso de sacar adelante un verdadero festival de cine, con película, como lo es el Sellier Film Festival: éste festival exhibe la obra real, no un sucedáneo en un archivo informático. 
El Sellier Film Festival emplea auténticos proyeccionistas cinematográficos, como Marcos F. Eimil (veterano de los recordados cines coruñeses Riazor y Equitativa),  no bedelas de colegio mayor. 
Naturalmente, después de las exhibiciones, las películas de cine tienen que ser desmontadas, otra vez, a los rollos de veinte minutos, para su custodia en el archivo. 
Este año, la sede del Sellier Film Festival es excepcional: 
¡¡¡el MAC!!! (antiguo MACUF), con aparcamiento cubierto y gratuito. 

La programación completa, y los horarios, se pueden consultar aquí: 
https://mimundoensuper-8.blogspot.com/2018/12/iv-edicion-sellier-film-festival-en-el.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario