martes, 19 de marzo de 2019

MINOLTA D12: LA GRAN DESCONOCIDA

La D12, de Minolta, es la culminación de la serie D, las primeras cámaras de Súper-8 que incorporaron disparador electromagnético. Su objetivo de focal variable, muy nítido, es de doce aumentos, desde 6.5  mm. a 78 mm. (con cinco velocidades) y, como en sólo un puñado de modelos, dispone de macroenfoque en cualquier longitud focal, y no sólo en los extremos. 
Su diafragma hace un iris triangular con el se que consigue un bokeh muy peculiar y distintivo. 
Otra importante característica de este modelo es que admite, de forma automática, cualquier tipo de película entre 16 y 640 ASA. 
Naturalmente, dispone de obturador variable y puede filmar, aparte de fotograma a fotograma, a 8, 12, 18,  24, 32 y 54 fotogramas por segundo (esta dos últimas cadencias, con alimentación exterior).
La Minolta D12 realiza, automáticamente,  fundidos encadenados (con el mecanismo inventado por Robert Bosch), con el obturador variable, no con el diafragma (como, desgraciadamente, ocurre con la Leicina Special).
Tengo la suerte de que, en su día,  pude conseguir el intervalómetro especial, hoy un artículo de colección.
Una gran cámara, la Minolta D12, con sus bonitos acabados metálicos. 
Filmar con la D12  ayuda a ponerse en forma... ¡debido a su peso!


No hay comentarios:

Publicar un comentario